Il Divo del retrato político

ildivo

Il Divo (2008) es una película escrita y dirigida por Paolo Sorrentino, que narra la poco honorable vida política de Giulio Andreotti, siete veces primer ministro de Italia, interpretado magistralmente por Toni Servillo, en la que se convertiría en su cuarta colaboración junto al director. La película se estreno en 2008 en el Festival de Cannes, donde obtuvo el Premio del Jurado. Tras ello, un gran éxito en taquilla y numerosas nominaciones y premios, tanto en los Premios de Cine Europeo, como en los César, incluso en los Oscar.

Sorrentino se ha convertido en uno de los mejores retratistas de la Italia de finales del s. XX y principios del s. XXI, consiguiendo captar la esencia de la sociedad italiana y transmitirla a través de personajes perfectamente construidos a través de satíricos diálogos, pero también a través de travellings exquisitos; de su selección musical; o de la delicadeza de la que hace gala a la hora de filmar determinadas secuencias.

Il Divo se ha convertido en el retrato de la política italiana, de las corruptelas que la acechan, de la influencia que las organizaciones criminales y la Iglesia tienen sobre ella, de la difícil gobernabilidad que plantean sus gobiernos, y del ansia de poder, de escalar hasta lo más alto, cueste lo que cueste, que tienen sus políticos. Consigue plasmar todo ello a través de la historia de los procesos judiciales en los que se vio inmerso Giulio Andreotti en la década de los 90. Pero, probablemente sin darse cuenta, Sorrentino no sólo retrata la Italia contemporánea, sino que sus historias podrían extrapolarse al Mediterráneo más occidental. Lo que nos cuenta su director a través de Andreotti, adaptando el discurso de una forma más local, bien podría ser el relato de algún político español.

Sorrentino sabe como nadie describir a la perfección a sus personajes en el primer plano en el que aparecen. Ya sea a través de una secuencia, como la llegada del Ministro Paolo Cirino Pomicino (Carlo Buccirosso) a la reunión de la Corriente Andreotti, rodeado de sus “agentes de prensa”; o a través de irónicas e ingeniosas frases de diálogo que, por ejemplo, riegan todos los discursos del personaje interpretado por Servillo, dando a entender mucho más por su contenido que por el continente.

“Los árboles necesitan abono para crecer.”

“La verdad es el fin del mundo.”

Os animo a echar un vistazo a esta obra contemporánea, realizada con tan buen gusto. Con un inicio espectacular, trepidante, con un ritmo frenético que siembra las semillas de maldad que se van creciendo y ramificándose durante los 110 minutos de película.

 Alejandro Piera.

Anuncios

2 comentarios en “Il Divo del retrato político

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s