7 Reflejos en la gran pantalla

A lo largo de la historia del cine han sido numerosas las veces que nos hemos encontrado a un personaje frente al espejo. Los reflejos del cine nos anuncian sospecha, maldad, sueños y deseos. Es aquí donde encontramos la verdadera apariencia del personaje, por eso son muchas las películas en las que se utiliza este recurso simbólico, permitiéndonos ver lo que el personaje nunca nos va a decir.

1. Reflejos Misteriosos

El cine se ha prodigado en historias misteriosas, de crímenes y sospechas, thrillers en los que los espejos casi funcionan como un personaje más, como una línea de guión que nos adelanta información, que nos pone en previo aviso sobre lo que va o está sucediendo. Recordamos a Kim Novak cambiando de personaje frente al espejo de Vértigo (Alfred Hitchcock, 1958). El cine negro de la Edad de Oro de Hollywood nos ha dejado algunas de los reflejos más emblemáticos de la historia del cine, como la escena final de La Dama de Shanghai (Orson Welles, 1947).

2. Reflejos de Locura

El séptimo arte también ha utilizado los espejos para hablar de la locura. Los reflejos permiten mostrar fácilmente la doble personalidad y las alucinaciones que afectan a estos retratos. Lo sufre Natalie Portman a lo largo de todo el metraje de Cisne negro (Darren Aronofsky, 2010), destacando la escena previa a su número final, o Robert de Niro en la mítica escena de Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976): “You talkin’ to me?”. Las estrellas del cine, siempre tan frágiles, también han utilizado el espejo para rememorar sus momentos de grandeza, regados por su locura embriagadora. Claros ejemplos son Michael Keaton en la reciente Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia) (Alejandro González Iñárritu, 2014) o Gloria Swanson preparándose para su “última actuación” como la maravillosa Norma Desmond en El crepúsculo de los dioses (Billy Wilder, 1950).

3. Reflejos de Maldad

La vanidad siempre ha ido asociada a la maldad, y qué mejor instrumento para mostrárnosla que un espejo. Bien lo sabe la malvada Madrastra de Blancanieves y los siete enanitos (David Hand, 1937) o la ladronzuela Anne Hathaway en el papel de Catwoman en El caballero oscuro. La leyenda renace (Christopher Nolan, 2012). Caso especial es el de A través del espejo (Robert Siodmak, 1946), donde una Olivia de Havilland por duplicado, una llena de maldad y la otra de bondad, nos ofrece impactantes cara a caras con ella misma a lo largo de toda la película.

4. Reflejos Melodramáticos

Las grandes escenas dramáticas de la historia del cine están plagadas de espejos. Reflejos que nos permiten enfrentar a personajes a grandes dramas: enfermedades como Meryl Streep y su peluca en Agosto (John Wells, 2013); vejez, como Vivien Leigh en Un tranvía llamado Deseo (Elia Kazan, 1951); éxitos pasados, como Robert de Niro en Toro salvaje (Martin Scorsese, 1980) o sexualidad, como Colin Firth y Julianne Moore bailando frente a espejos ahumados en “Un hombre soltero” (Tom Ford, 2009). Mención especial tienen los triángulos amorosos en el reflejo de los tres protagonistas de Soñadores (Bernardo Bertolucci, 2003) bañados en espuma; o incluso los cuadrángulos, como en Escrito sobre el viento (Douglas Sirk, 1956), donde su director se sirve de los espejos para mostrar a los personajes que se interponen en las relaciones de sus personajes: Rock Hudson reflejado entre el matrimonio formado por Robert Stack y Lauren Bacall, o Dorothy Malone, reflejada como mayor rival para Bacall.

5. Reflejos Oníricos

El mundo de los sueños y las realidades alternativas y extrañas, siempre ha estado regado de espejos, sombras y reflejos. Bien lo saben Leonardo DiCaprio y Ellen Page, quienes en Origen (Christopher Nolan, 2010) juegan a través de ellos con las calles de París. También, Jared Leto, quien en Las vidas posibles de Mr. Nobody (Jaco van Dormael, 2009) salta de una de sus posibles vidas a otra a través de un espejo, de una forma muy natural.

6. Reflejos del Deseo

Mirar de forma deseosa lo que nos ofrece el reflejo de un espejo, nos sirve para comprender cuáles son las intenciones, las voluntades y los deseos de los personajes que se deleitan con su reflejo. Barbara Stanwyck observa a través de un espejo a Henry Fonda, su objeto de deseo (tal vez sentimental, tal vez económico) en Las tres noches de Eva (Preston Sturges, 1941). Greta Garbo, comunista convencida en Ninotchka  (Ernst Lubitsch, 1939), se deja seducir por la moda capitalista. Anne Baxter, haciéndose servir del baúl de Bette Davis en Eva al desnudo (Joseph L. Mankiewicz, 1950) nos muestra su deseo de triunfo. Al igual que Marilyn Monroe hace lo propio con sus deseos de cazafortunas en Cómo casarse con un millonario  (Jean Negulesco, 1953). Y se hace también con el deseo sexual, como lo hacían la pareja formada por Nicole Kidman y Tom Cruise en Eyes Wide Shut (Stanley Kubrick, 1999)

7. Reflejos Rotos

Siete años de mala suerte se supone que acarrea un espejo roto. Cosas muy diferentes nos cuentan los diferentes espejos rotos que han regado la historia del cine. Desde fragilidad, como el espejo que Jack Lemmon encuentra en su casa en El apartamento (Billy Wilder, 1960), y que pertenece al personaje de Shirley MacLaine; hasta rechazo, como el espejo de La Bella y la Bestia (Gary Trousdale, Kirk Wise, 1991). Aunque también pueden haberse roto por el paso del tiempo, como el que encuentra Gloria Stuart en Titanic (James Cameron, 1997), que sirve para dar comienzo a la historia a través de un gran flashback; o para autolesionarse, como Bárbara Lennie en  Magical Girl (Carlos Vermut, 2014).

Alejandro Piera y María Jara.

Anuncios

3 comentarios en “7 Reflejos en la gran pantalla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s