7 Ciudades protagonistas en las series

Hay veces que no sabemos muy bien dónde están situadas las series que vemos, o que parece que daría igual si estuvieran en una ciudad o en otra. En cambio, hay ocasiones en las que las ciudades en las que se desarrollan algunas series cobran tanta importancia que se convierten en un personaje más e imprime su propia personalidad a las historias. Aquí tenéis una buena muestra de ello.

1. Washington D. C. : House of cards (Beau Willimon. Netflix, 2013-2015)

Estados Unidos es una nación muy simbólica, construida y desarrollada a través de símbolos que han conseguido unificar a una sociedad tan dispar como es la estadounidense. Si hablamos de simbología política, hay una ciudad que destaca por encima de todas: Washington D. C., su capital. La Casa Blanca, el Capitolio, los Monumentos a Washington, Jefferson, Lincoln o Roosevelt, o a la Guerra de Secesión o la de Corea, son parte del decorado de esta ciudad. House of Cards sabe moverse muy bien por todos esos lugares, utilizando la ciudad, no sólo como un personaje más, al que vamos descubriendo y conociendo conforme avanzan los capítulos, sino como una pieza fundamental en ese complejo tablero de ajedrez que suponen los planes políticos de Frank Underwood (Kevin Spacey), protagonista de la serie.

A lo largo de sus temporadas, acompañamos a Underwood en su ascenso político y social, por diversos lugares memorables de Washington, lugares propios de las altas esferas, pero también lugares sórdidos, alejados de todo el bullicio político. Paseamos y nos perdemos por laberintos metafóricos, formados por líos políticos, emociones personales y estrategias de poder, que nos llevan a lugares de todo tipo, desde la Casa Blanca a cualquier burdel o bar de mala muerte, pasando por el Capitolio, museos, el Monumento a Washington, restaurantes, barrios y hoteles de todo tipo, la Universidad de Georgetown y hasta por el metro de la ciudad (sí, ¿cómo íbamos a olvidarnos del metro?).

2. Nueva Orleans : Treme (David Simon, Eric Overmyer. HBO, 2010-2013)

No es que en Treme la ciudad sea importante, es que es una protagonista más. Treme es el barrio de Nueva Orleans donde se sucede esta serie coral, y que nos sitúa en el tiempo tres meses después de la catástrofe del huracán katrina, en 2005. Treme nos va desgranando todas las historias de sus personajes, complejas, y aunque cada una de ellas diferente, todas marcadas por el deseo y la lucha de reponerse ante la catástrofe y de reconstruir su ciudad y sus vidas.

No podría entenderse un retrato de esta ciudad y sus personajes sin otro elemento fundamental: la música.  Treme retrata toda la variedad de estilos, procedente de su diversidad cultural,  y toda la riqueza de esta cuna de la música. Hay música en las calles, en las casas, en los colegios, en las celebraciones y hasta en los funerales, y entramos con los personajes a las numerosas salas  que han visto nacer a algunos de los mejores músicos del mundo.

Treme se rodó en su mayor parte en la propia ciudad. Sus creadores creyeron, además, que así contribuirían a darle un impulso económico.

3. Miami: Dexter (James Manos Jr. Showtime, 2006-2013)

Dexter no sería lo mismo sin Miami. A lo largo de la serie, Dexter  ha conseguido captar la esencia de la ciudad. Las múltiples nacionalidades que la habitan, su ritmo de vida y su clima tropical, entre otras cosas, tienen una gran visibilidad y son elementos de relevancia en cada temporada. De no ser aquí, nos hubiésemos perdido las camisas tropicales del sargento Ángel Batista y las conversaciones a medio camino entre el castellano y el inglés de los interrogatorios o el asfixiante calor que se desprende en su cuidada estética de colores cálidos. Tampoco hubiésemos disfrutado de la misma manera algunas de las mejores escenas de la serie,  en las que entra en acción el oscuro pasajero de nuestro protagonista, y que son tan fantásticas, precisamente porque las escenas más sombrías tienen un despreocupado ritmo de bachata de fondo. Todo muy Miami.

4. Nueva Jersey: Los Soprano (David Chase. HBO, 1999-2007)

En un poco más de un minuto y medio de títulos de crédito, que arrancan con un aparentemente inocente paseo en coche, se establece una declaración de principios de lo que será la serie: Tony Soprano es dueño de la ciudad, y no pasa nada en ella sin que él se entere.

Los Soprano nos permite pasearnos, durante todos sus capítulos, por las calles de Nueva Jersey, la ciudad en la que reina su protagonista. Una ciudad decadente, en ruinas, que es poco más que el vertedero de la vecina Nueva York. Sus gentes, sus locales y sus construcciones son horteras, algo paletas, lo que ayuda a los espectadores a entrar en el mundo de Tony, comprenderlo y quererlo. Bares, pizzerías, carnicerías y clubes de striptease llenan los escenarios por los que se mueven los personajes. Ellos mismos se encuentran como pez fuera del agua cuando salen de su ciudad y se enfrentan, principalmente, a sus rivales neoyorquinos.

Aunque es cierto que algunas localizaciones interiores se grabaron fuera de esta ciudad, a pesar de que mantienen una gran coherencia con la esencia de Nueva Jersey, sí que son escenarios reales muchos de los lugares de reunión míticos de la serie como el Bada Bing, el Satriale´s Pork Store, el Nuovo Vesuvio y el Holsten´s, donde se rodó el episodio que cerraba la serie.

5. Albuquerque: Breaking Bad (Vince Gilligan. AMC, 2008-2013)

Albuquerque ha hecho su agosto con Breaking Bad. El éxito de la serie ha servido para que esta gran ciudad, conocida como poco más que por ser una ciudad de paso en la Ruta 66, quede situada en el mapa. Las primeras reticencias del gobierno por la mala fama que podía dar a Albuquerque los temas que salen a relucir en la serie, dejaron paso a una gran exaltación de la misma, creando, incluso, un apartado especial en la web del ayuntamiento que ofrece un mapa con todas las localizaciones de la serie y ofrece tours por todos los parajes y las casas protagonistas.

Aunque en un principio Breaking Bad transcurría en California, sugirieron a Gilligan trasladar la historia a Nuevo México, lugar donde tendrían mejores condiciones fiscales para el rodaje.  Así es que, no sabemos cómo hubiera sido Breaking Bad si se hubiera rodado en California, pero lo que está claro es que el escenario natural de Albuquerque da una atmósfera muy especial a la serie. A los barrios residenciales que se sitúan entre casas prefabricadas, y centros comerciales, le siguen bares de copas decadentes y tiendas de joyas de segunda mano, donde en una de las escenas Marie Schrader da rienda suelta a su cleptomanía, para finalmente seguir senderos que acabarán en las zonas desérticas, áridas y salvajes, que sin duda se convierten en claves durante toda la serie.

6. Baltimore: The Wire (David Simon. HBO, 2002-2008)

David Simon quería seguir en las calles de Baltimore, las conoce bien, puesto que trabajó durante veinte años en el periódico The Baltimore Sun en la sección de sucesos Primero lo hizo con la serie  Homicidio (Paul Attanasio, 1993), basada en su libro y en la que participó como productor y escritor y después con la miniserie The Corner  (David Simon, 2000), que sirve como introducción perfecta a The Wire.

No parece raro entonces que el siguiente paso haya sido The Wire, un retrato del Baltimore más sórdido,  desgranando los mecanismos más oscuros del narcotráfico, de la labor policial y de la miseria que encierra la propia existencia humana. Una ciudad devastada por la desigualdad, y en la que la tasa de homicidios y de consumo de drogas y narcotráfico crece exponencialmente. David Simon pone el foco en cinco realidades, una por cada temporada, que nos permiten tener una visión amplia de la ciudad protagonista. Si en la primera nos adentramos en las Casas Bajas y en Las Torres,  en un nada cómodo entorno, propiedad de las bandas de los Barksdale,  desde el que sale la mayor parte de la droga que se mueve en toda la ciudad, la segunda nos lleva a una zona portuaria donde la situación es insostenible, para luego en las posteriores mostrarnos los entresijos institucionales, la educación y los hogares desde dentro, y por último visitar en la quinta temporada el Baltimore Sun, para retratar el papel de los medios de comunicación.

7. Nueva York: Sexo en Nueva York (Darren Star. HBO 1998-2004)

Nueva York es la quinta amiga de estas cuatro mujeres. Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda aman la ciudad, y ésta está enormemente presente en cada capítulo. La serie se convierte casi en un tour guiado por sus calles, tiendas, barrios y restaurantes, y retrata la atmósfera llena de contrastes, ritmo frenético, frivolidad y lujo que viven las cuatro en La Gran Manzana.

No es por eso de extrañar que, como ha pasado con otras series de este tipo, la ruta por los lugares más emblemáticos por los que pasaron estas cuatro neoyorquinas ficticias sea una de las más demandadas por los visitantes, deseosos de ver los exteriores de la casa de Sarah Jessica Parker en la serie, situados en el nº 66 de Perry Street, pasear por Madison Avenue para ver las tiendas en las que solían fundir su tarjeta o tomar un Cosmopolitan en alguno de los bares de moda a los que solían ir.

 María Jara y Alejandro Piera

Anuncios

Un comentario en “7 Ciudades protagonistas en las series

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s