Requisitos para ser una persona normal

El nuevo hit indie español está recién estrenado en nuestras salas, y ha llegado para triunfar. Se trata de la comedia romántica Requisitos para ser una persona normal, una de las grandes triunfadoras del pasado Festival de Málaga, donde consiguió los premios del Mejor Guión Novel, Mejor Fotografía y Mejor Montaje. El filme está escrito, dirigido y protagonizado (todo ello estupendamente) por Leticia Dolera, que se estrena en la dirección con una película que está recibiendo muy buenas críticas, tanto tras su paso por Málaga, como después de sus primeros días en taquilla.

Requisitos para ser una persona normal es una película sencilla, sin mucho artificio, tratada con sutileza, con cariño y con cuidado, algo que no es muy habitual en el cine español. La historia no es nada excesivamente original, nada que no hayamos visto nunca: una joven, María de las Montañas (Leticia Dolera), recién llegada a la treintena sin casa, ni pareja, ni trabajo, etcétera, que entra en una gran crisis existencial. Como decía, nada novedoso. Me vienen a la cabeza desde Bridget Jones (Sharon Maguire, 2001) hasta Inma Cuesta en Tres bodas de más (Javier Ruiz Caldera, 2013). La clave diferenciadora es cómo está tratado el tema.

Manuel-Burque-Leticia-Dolera-Requisitos-para-ser-una-persona-normal
El objetivo de María de las Montañas es convertirse en una persona normal, ser aceptada por la sociedad, para lo que se ha marcado una serie de objetivos que debe cumplir a rajatabla (trabajo, casa, pareja, aficiones, vida social, vida familiar, SER FELIZ). Durante la búsqueda de la normalidad, Dolera nos ofrece desternillantes escenas y brillantes diálogos, aderezados con un poquito de drama de más y una calidad estética especial. A María de las Montañas le acompañan unos cuantos personajes creados con mucho ingenio, especialmente el de Borja (Manuel Burque), que se ofrece desinteresadamente a ayudar en su búsqueda a la protagonista. Destacan también su hermano Álex (Jordi Llodrà), su cita a ciegas, Gustavo (Miki Esparbé) y su recién reencontrada amiga, Cristina Pi (Alexandra Jiménez).

La estética de toda la película es muy reseñable. Destaca el vestuario de Dolera, diseñado por Dolores Promesas, pero también la importante presencia en el filme de la superficie comercial del mueble sueco por excelencia: Ikea. Gran parte de la historia sucede entre sus cuatro paredes, lo que permite a todo el equipo técnico jugar con los personajes y los escenarios, creando imágenes que pueden dar la engañosa sensación al espectador de que los personajes están en una verde pradera o en la intimidad de su hogar, pero, sin embargo, no han salido del recinto comercial.

Manuel-Burque-Leticia-Dolera-Requisitos-para-ser-persona-normal-620x330
Se agradece que el hecho que desencadena el desenlace de la historia no sea, de nuevo, un patitio feo que se convierte en cisne, o un príncipe azul que salva a su princesa, sino que sea algo mucho más contemporáneo y cotidiano, menos pasado de moda. Son la diversión, la alegría y la normalidad las que resuelven la película. Requisitos para ser una persona normal es una película muy recomendable. Original, cuidada, estética y, por encima de todo, divertida. Una oda a la “anormalidad”, que se disfruta enormemente.

Alejandro Piera.

Anuncios

3 comentarios en “Requisitos para ser una persona normal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s