Política de bandera

Las banderas de Grecia y la Unión Europea inundan todas las portadas de los periódicos, encabezan cualquier sumario informativo y coronan todo debate político desde hace ya unos días. Todos hablan de ello. Columnistas, políticos, tertulianos de profesión, Reinas de las Mañanas, y hasta el amigo de las “reinas de las mañanas” que nos cuenta los sucesos y comenta el Corazón. Todos tienen una opinión muy formada, como siempre.

2015-02-04T085921Z_128231319_GM1EB241B4201_RTRMADP_3_EUROPE-GREECE_MGTHUMB-INTERNALa Unión Europea se ha convertido en el verdugo de Grecia. Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio. El país heleno no puede desobedecer las órdenes europeas, pero tampoco puede hacer muchos más recortes a sus ciudadanos. Grecia es un país hundido por especuladores, mangantes y, muy importante recordarlo, por un gobierno que nada tiene que ver con el actual. Pero además de hundido, Grecia es un país exprimido. Exprimido por el Fondo Monetario Internacional, por la Troika, por la Unión Europea. Y no sólo eso, sino que también es vilipendiado por la opinión pública, tildándose a su gobierno y a sus ciudadanos, de radicales, de extremistas, de irresponsables. Recordemos al lector que Syriza llegó al gobierno heleno cuando todo estaba ya arrasado. La deuda del rescate era milmillonaria, y el gobierno de Alexis Tsipras comenzó a luchar por una refinanciación de la deuda, con el fin de poder mejorar la calidad de vida de los ciudadanos griegos y poder invertir en el propio país con el objetivo de salir de la crisis. Pero las exigencias del austericidio y de Angela Merkel, lideresa indiscutible de Europa, son implacables, innegociables e ineludibles, o eso nos quieren hacer creer.

En Valencia, también están dando qué hablar las banderas. Albert Rivera, líder de Ciudadanos, está haciendo correr como la pólvora el bulo de que el nuevo alcalde, Joan Ribó, de Compromís, ha retirado la bandera de España del consistorio municipal. Todo surge a raíz de una fotografía colgada en Twitter por un edil del PP, afirmando que la habían retirado. En realidad, el viento había hecho que la bandera se enrollase en el mástil. Ciudadanos se hizo eco rápidamente, probablemente con el fin de justificar las expulsiones del partido de los concejales que han pactado con Compromís en diversos municipios de la Comunitat Valenciana. En cuanto descubrieron que era un bulo, retiraron el tuit, pero su querido líder sigue utilizando esta información falsa en sus mítines.

Ayuntamiento-Valencia-FachadaY si hablamos de mítines, como no hablar del espectáculo que nos ofreció el domingo el ya candidato a la presidencia del gobierno del Partido Socialista, Pedro Sánchez. Con una puesta en escena a lo americano y una bandera de España casi más grande que la de la Plaza de Colón, Sánchez realizó un discurso en el que no dejó de decir “España” en ningún momento. Y no es que “España” no sea importante, sino que esta táctica para intentar convencer al electorado más de centro-derecha parece resulta bastante extraña, especialmente teniendo en cuenta la cantidad de votos de izquierdas que no dejan de perder desde las Elecciones Municipales y Autonómicas de 2011, a los que, probablemente, con la cantidad de problemas a los que se enfrentan los ciudadanos españoles, lo que menos les importe sea una bandera.

Anuncios

Un comentario en “Política de bandera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s