Venganza cruel

AREND-bce-GREECEEl acuerdo entre el Eurogrupo y Grecia ha llegado, y lo ha hecho en forma de venganza cruel. Los diferentes líderes de los países miembros se han apresurado en desmentir que el acuerdo haya sido un venganza, pero la realidad los desmiente, dejándolos como lo que son: unos mentirosos sin escrúpulos al servicio del capital más despiadado. Si el acuerdo no hubiese sido una venganza, Grecia no hubiese tenido que aceptar unas condiciones mucho peores que las que el Eurogrupo le propuso cuando Alexis Tsipras decidió organizar el referéndum, dándole al pueblo griego el poder de decisión sobre el asunto.

El acuerdo es una forma de decirle a los griegos que no son nadie, que no tienen nada que decir, que lo que de verdad importa es el dinero, y que los países que tienen ese dinero son los que mandan. El Norte de Europa lleva años actuando de forma despiadada con los países del Sur. Las crisis, los gobiernos irresponsables e inestables, y los rescates financieros han dotado a Alemania y sus secuaces de las herramientas necesarias para imponer su hegemonía en Europa. Ahora, de cara a los medios de comunicación internacionales y a los habitantes de Grecia y los distintos países miembros, parece que Tsipras ha sido un díscolo, que ha intentado cambiar las cosas, y por ello recibe un fuerte correctivo, que no sólo pagará él, sino que también lo harán todos los griegos.

Los países verdaderamente poderosos de la Unión Europea están empeñados en demostrar que son ellos los que tienen la sartén por el mango, que ninguna decisión se tomará sin ser la que ellos proponen, y que, ni por asomo, el pueblo es quien tiene la soberanía nacional. Infligir ese correctivo sobre los griegos y sobre el gobierno de Syriza es una forma de advertir al resto de estados miembros: no se va a tolerar a nadie que cuestione las normas y procedimiento, para que tomen nota los partidos de izquierdas en boga en algunos países del Sur.

Es una lástima que los medios reserven a Tsipras el papel de fracasado irresponsable, cuando en realidad lo que ha conseguido es plantear determinadas dudas sobre cómo se están haciendo las cosas en Europa. Tsipras ha intentado llevar la democracia a las más altas decisiones políticas y económicas, pero el Eurogrupo ha preferido amenazarle con la salida del Euro del país heleno antes que sentarse a negociar de forma realista, pensando en las personas y en los países, en lugar de en los acreedores y el FMI.

1821turcos2012bankeros

Países como Alemania o Finlandia han sido implacables con Grecia. Ya lo fueron en su momento, al igual que lo fueron con Irlanda, Chipre, Portugal o España, salvando las distancias entre los problemas. Si algo han dejado claro después de todo este vodevil vergonzoso es que el Norte manda sobre el Sur, generando una nueva colonización económica que no dista tanto de la que se llevó a cabo a principios del siglo pasado y que tanto nos avergüenza ahora. Alemania ha puesto sus reglas en Grecia, perjudicando a los Griegos, a sus inversiones, a su sueldo, al país entero, a sus servicios sociales, a sus trabajadores, pero perjudicándonos también al resto de europeos. Ahora, por fin, Alemania domina Grecia.

Ellos verán lo que hacen, pero Europa se desmembrana. Es una lástima, pero es una realidad. Con los atroces actos llevados a cabo por los miembros de la Eurozona, lo único que se demuestra es la superioridad de los países del Norte, frente a los del Sur. No es baladí que ayer mismo conociésemos que Luis de Guindos no presidirá el Eurogrupo finalmente, relegando a España al mero papel de figuración en la escena europea. Como es de esperar, cada vez crece más el sentimiento de desafección entre los países mediterráneos, y si no a mayor ritmo es por el miedo a una trágica salida del Euro. Pero Europa ha demostrado que está dispuesta a expulsar del Euro a Grecia, por lo que suponemos que nada le impediría hacer lo mismo con países como Portugal, Chipre, Irlanda, España y quién sabe si hasta Italia, en caso de desobediencia.

22-Junio-11blog

Pero el Mediterráneo no es el único frente abierto de Europa. La Unión tampoco ha sabido actuar sobre los abusos de poder llevados a cabo por la Rusia de Putin en Ucrania, dando a entender que poco importan los países del Este. Además, los partidos de extrema derecha que, por desgracia, tan en boga están en Europa, son firmes defensores de la salida de sus estados de la UE. Países como Francia podrían abandonarla si Marine Le Pen se convirtiese en la próxima presidenta de la República, pero también Holanda, Finlandia, Suecia, Bélgica, Austria, Hungría o Dinamarca. Y luego está lo de Reino Unido: conviene recordar que en 2017 los británicos decidirán en referéndum su permanencia en la Unión, lo que podría acarrear consecuencias devastadoras para el futuro de la misma. Mientras tanto, Cameron ya ha anunciado que no permitirá que los estudiantes europeos se queden a trabajar en el país, planteándose incluso su expulsión. Para eso ha quedado la libre circulación de ciudadanos y capitales.

Ya verán lo que hacen Merkel, Schäuble y compañía, pero parece que se acercan peligrosamente a la destrucción de lo que conocemos como Unión Europea. A no ser, claro está, que los alemanes culminen su proceso de conquista del viejo continente y acabemos todos, mediterráneos, británicos, norteños o ciudadanos del Este, hablando germano y comiendo salchichas de Frankfurt. Por lo menos la cerveza a los españoles nos gusta, y mucho.

Anuncios

Un comentario en “Venganza cruel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s