Joe Strummer en Andalucía, el blues de Scorsese y otros viajes musicales.

Este pasado viernes se estrenaba el documental Amy (Asif Kapadia, 2015) que indaga en los aspectos más desconocidos de la vida de la cantante Amy Winehouse. Con un gran trabajo de documentación que nos muestra las imágenes más íntimas e inéditas de la artista, esta película se convierte también en una reflexión sobre el poder de los medios para crear ídolos y mitos, de la misma manera que son capaces de destruirlos.

Con motivo de este estreno, rescatamos algunos de los documentales musicales más interesantes.

Joe Strummer y su retiro andaluz.

Si bien Joe Strummer: vida y muerte de un cantante (Julien Temple, 2007) ofrecía una biografía bastante completa del cantante, Quiero tener una ferretería en Andalucía (Carles Prats, 2011) indaga en la faceta más humana, y menos documentada, del líder de The Clash en sus largas temporadas en Granada y Almería. Un documental divertido y lleno de anécdotas en el que sus amigos cuentan cómo Strummer siempre llevaba una cinta de Manolo Escobar en el coche o cómo un día quiso irse, con pala en mano, a buscar a Federico García Lorca para desenterrarlo.
Un homenaje a este mito de la música, hecho con el testimonio de todos aquellos amigos que dejó en el Sur, tierra de la que se enamoró.

Paco de Lucía, reinventando el flamenco.
Sin alejarnos de Andalucía, ponemos la mirada en el documental premiado en la última edición de los Premios Goya.

Paco de Lucía: La búsqueda (Curro Sánchez Varela, 2014) retrata la figura de este virtuoso de la guitarra y, sobre todo, investigador incansable, que durante sus casi sesenta años de carrera no paró de indagar en nuevas formas y combinaciones de estilos para internacionalizar y elevar el flamenco, y la guitarra, a lo más alto, convirtiéndose en un maestro indiscutible de este género musical.

Scorsese, el director infiltrado.

Martin Scorsese es un amante de la música. En sus películas suenan constantemente grupos como los Rolling Stones, The Clash o The Doors, por eso no es de extrañar que entre su extensa filmografía podamos encontrar unos cuantos títulos interesantes de documentales musicales. El primero de ellos fue El último vals (1978), un documental sobre el rock a partir de los conciertos de despedida de The Band; en 2005 rendía homenaje a Bob Dylan en No direction home y, más recientemente, en 2011, retrataba a George Harrison en George Harrison: Living in the material world.

Además de éstos, cuenta con otros dos en los que nos detenemos a continuación.

Los Rolling Stones son el grupo favorito de Scorsese y se nota. En Shine a light (2008) el director disfruta como un niño con zapatos nuevos. El documental incluye imágenes de archivo y entresijos de los preparativos de la banda antes de los conciertos, pero lo más importante de este documental es que Scorsese llevaba con él a los pesos pesados de la dirección de fotografía y sonido de Hollywood para grabar los conciertos que los Rolling ofrecieron en Nueva York dentro de su gira mundial en 2006. El resultado no podía ser otro que una maravilla para la vista (y los oídos).

Más que recomendable es también su serie documental dedicada a la historia del blues. Martin Scorsese presents: The Blues (2003) está producida por él y dirige el primer capítulo, Feel like going home. Para el  resto, cede la dirección a Wim Wenders, Clint Eastwood, Richard Pearce, Mike Figgis, Marc Levin y Charles Burnett.
Un fantástico recorrido por las raíces y la historia del blues con grabaciones originales, actuaciones en vivo y entrevistas, a lo que se suma el estilo diferente de cada director para cada uno de los capítulos que componen esta serie. Una serie muy completa, hecha con gusto y enorme afecto, tanto para los devotos de este género como para aquellos que quieran realizar una primera incursión en él, que nos hace comprender, además, cómo el blues está en la base de muchos otros géneros musicales.

Wild man blues.

Otro director, no sólo melómano, sino practicante, es Woody Allen. Wilde Man Blues (Barbara Kopple, 1998) recorre las actuaciones del Woody Allen clarinetista con su New Orleans Jazz Band. Documental interesante y divertido, sobre todo para los seguidores del director, que además quieran conocer un poco más su peculiar personalidad, y que también ayuda a entender el universo musical que envuelve a sus películas.

Expreso a Nueva Orleans.

Big easy express (Emmett Malloy, 2012) es un maravilloso viaje en tren desde San Francisco a Nueva Orleans, al que se suben tres estupendas bandas: Mumford & Sons, Edward Sharpe & the Magnetic Zeros y la Old Crow Medicine Show. Un documental en el que prima, por encima de la palabra, la música, que llena el trayecto, las paradas y la convivencia de estos tres grupos. Imposible verlo sin después querer, inmediatamente, escuchar y disfrutar sus discografías.

María Jara

Anuncios

2 comentarios en “Joe Strummer en Andalucía, el blues de Scorsese y otros viajes musicales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s