Seducidos y abandonados (por el dinero)

Si hace unas semanas hablábamos de cómo se las arreglaban los cineastas españoles del low cost, hoy nos metemos de lleno en la industria más potente del cine para ver cómo sacan adelante sus películas nombres consagrados como Scorsese, Coppola, Bertolucci o Polanski y quiénes toman las decisiones a la hora de comprar o rechazar una idea.

El cometido de Seducidos y abandonados (James Toback, 2013) es contar las andanzas del mismo James Toback y su amigo Alec Baldwin por el mercado internacional de compra-venta del Festival de Cannes de 2012, en busca de financiación para una supuesta nueva película.

La idea la tienen clara. Quieren vender una película al más puro estilo de El último tango en París (Bernardo Bertolucci, 1972) pero rodado en Irak. Como escenario una gran guerra y, en él, los protagonistas serán Alec Baldwin y Neve Campbell, que devastados por el horror que han vivido se entregarán sin complejos al sexo. Y como guinda, el título: El último tango en Tikrit.

tangoenParis

“Al final pasas el 95 por ciento del tiempo intentando conseguir dinero para una película y un 5 por ciento haciéndola, eso no es vida”

-Orson Welles-

Con esta premisa arranca la misión. Baldwin y Toback ponen rumbo a Cannes a buscar la suerte de su película, o mejor dicho, a un productor que quiera pagarla.

baldwin-toback

Seducidos y Abandonados nos permite ver el punto de vista de directores, productores y también actores del mecanismo de la industria cinematográfica actual. En este sentido, las charlas desenfadadas con Scorsese o Coppola, y con algunos actores que ahora mismo están en pleno éxito, se convierten en valiosísimos testimonios para dar cuenta de ello.

El peregrinaje por el mercado internacional de compra de películas es una auténtica diversión (visto como espectador, claro). Es un regalo ver todo ese proceso que queda invisible cuando, en la oscuridad de una sala, nos sentamos cómodamente a disfrutar una película.

Alec y Baldwin exponen a diestro y siniestro la idea de su película, mendigando, aunque sea, un pellizco del presupuesto inicial (50 millones de dólares, que en el mejor de los casos se quedarán en 3 millones). La mayoría de los productores rechazan el presupuesto, a los protagonistas propuestos (Alec Baldwin aguanta el tirón de ser echado por tierra como protagonista varias veces) y toda la idea, si no les va a dar beneficios no quieren saber nada. “No leo guiones”, dice uno. “No me importa la parte artística”, dice otro. La cosa no pinta bien.

Scorsese, Coppola, Bertolucci y Polanski cuentan cómo pudieron llevar a cabo sus primeras películas, cómo alguien confió en ellos y cómo, desde hace unos cuantos años, ellos mismos llevan a cabo su propio modelo, y éste es hacer películas que no les gustan tanto y que sean rentables para poder luego hacer otras que les satisfagan. Creen que esos productores que les dieron la mano en su día, ya no están y que el sistema ha cambiado. Ya no depende de la decisión de un solo productor entusiasmado con una idea, sino de muchos. Socios que tumban películas y son difícilmente convencibles a no ser que vean claramente que el producto es muy rentable.

scorsese

Scorsese se lamenta de ello, Coppola confiesa que pensó que después de El Padrino (1972) tendría que empezar de cero, que nunca iba a volver a alcanzar ese éxito y lanzó las estatuillas de los Óscar por la ventana ante la mirada atónita de su madre. “¿Cómo hacer una película que salga de tu corazón?” se pregunta Coppola, para explicar que la industria los encasilla en un tipo de película cuando han triunfado con ella y que es muy difícil salir de ahí. Cuenta cómo nadie quería financiar Apocalypse Now (1979), y luego no sólo consiguió financiación, sino que ganó dos Óscars y La Palma de Oro en Cannes ese año.

El tema de los festivales de cine también es importante en el documental. Los mismos protagonistas analizan sus primeras apariciones en ellos, en concreto en el de Cannes. Ellos iban, presentaban su película sin ninguna expectativa y se marchaban. Ya no encuentran esa inocencia y sorpresa. Saben a ciencia cierta cómo va a ser el reparto de premios, y recuerdan esa época en la que ir a un festival suponía una fiesta de reencuentro con amigos al que acudían por diversión y un verdadero homenaje al cine.

En una de las anécdotas más divertidas del documental, Scorsese cuenta cómo en la edición de 1976 presentó Taxi Driver y Tennessee Williams, que ese año estaba en el jurado, le dijo, con desaprobación, que su película era muy violenta. Scorsese le contestó un “gracias”, agachó la cabeza y se marchó convencido de que no tenía nada que hacer. Taxi Driver se llevó la Palma de Oro de 1976.

taxidriver

Seducidos y Abandonados aborda otras cuestiones que también son relevantes y que pertenecen a los entresijos de una película, como son la dirección de actores y el proceso de grabación. Jessica Chastain o Ryan Gosling, nombres que suenan en boca de todos los productores, cuentan sus paseos de prueba en prueba en sus inicios, cuando mendigaban diez minutos de atención, y cómo se adaptan al trabajo y a una producción dependiendo del director, y  de la misma manera, los directores cuentan cómo se adaptan a cada actor y cómo es su forma de rodar.

“El cine es un fenómeno cuyo parecido con la muerte se ha ignorado durante demasiado tiempo
-Norman Mailer-

Y con esta sentencia termina esta película de cine dentro del cine, tan divertida por sus anécdotas y protagonistas, como triste por la realidad que pone de manifiesto, pero que es ante todo, y como el propio Toback dice, una celebración de que, sea como sea, el cine sigue.

María Jara

Anuncios

2 comentarios en “Seducidos y abandonados (por el dinero)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s