Mongolia toma el escenario para decir verdades como puños

No siempre sale uno del teatro con la sensación de haber escuchado cosas que llevaba mucho esperando escuchar en boca de otros. “Mongolia, el Musical” pone voz a todas esas opiniones que muchas veces no nos atreveríamos a mostrar en público por miedo a meter la pata. Pero cualquiera que haya ojeado le revista o que siga a sus autores en las redes sociales sabe que ellos no suelen morderse la lengua. Así que una vez terminado el espectáculo, abandonas el teatro con la sonrisa de satisfacción de un niño cuando dice palabrotas y no hay ningún adulto cerca para reñirle.

Mongolia vio la luz en 2012 con el objetivo de “perseguir con tinta a bandoleros, farsantes, embusteros y demás fauna que anteponga sus intereses personales y los del Fondo Monetario Internacional a los del mundo mundial”, como ellos mismos declaran en su satírico decálogo. Se trata de una redacción sin espacio físico compuesta por dos argentinos, dos españoles y un chileno que se atrevieron a sacar a los quioscos un tabloide que mezcla humor e información. Y unas portadas memorables.

portadamongolia9-721x1024_1Uno de los puntos fuertes de la publicación es su viralidad. Su mensaje es claro e irreverente y da la oportunidad a los internautas de decir lo que piensan, poniéndolo en boca de otros. Pero también generan el odio de los que no están tan de acuerdo. Ningún problema, se les contesta y a otra cosa… Y aunque a veces parezca que las publicaciones se les han ido de las manos y temamos las horribles consecuencias de La Mordaza, todo está calculado.  Es lo bueno de contar con un abogado entre los socios.

Un día, los Mongoles decidieron salir de su inexistente oficina y crear un musical sin canciones (o con alguna que otra, según el día) en el que poder dar vida a las páginas de la revista. El espectáculo consiste en dos tíos desparramando con mucha gracia sobre todos los aspectos indignantes de la actualidad y alguna que otra genial divagación sobre el propio humor.

Eduardo Galán y Darío Adanti son dos extraterrestres del planeta Mongolia enviados a España para recopilar información. Y lo que se encuentran, es de sobra conocido: corrupción, monarquía, religión, la mezcla de todas las anteriores…

El Teatro del Barrio en Lavapiés congregó el pasado 25 de septiembre a un elenco de variopintos protagonistas: desde la Virgen de la Mac-arena (recuérdese que estamos hablando de una marca registrada y cualquier precaución es poca) hasta los simpáticos amigotes de la trama Púnica.

Y así, esos dos tíos del escenario hacen pasar al público de la incredulidad ante lo directo del mensaje a la carcajada incontenible. Esta gente no se anda con sutilezas y esa es la clave de su éxito. Son faltones, sí, pero con mucha gracia. ¿Y a quién no le gusta oír cómo se meten la gente que se lo merece?

Un maravilloso caos se apodera de la escena durante la hora y media que dura el Musical. Adanti y Galán saltan de un tema a otro, utilizan todo tipo de recursos: vídeos, viñetas, la propia revista, un fardo de harina… Todo un enérgico despliegue de medios de la mano de los extraterrestres más políticamente incorrectos de la galaxia.

cartel_musical

Marta Laso

Anuncios

Un comentario en “Mongolia toma el escenario para decir verdades como puños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s