El discurso (de Lana) del Rey

El pasado 18 de septiembre salió a la venta el último disco de Lana Del Rey, Honeymoon, que sigue la estela de sus predecesores en cuanto a nostalgia, oscuridad y desolación se refiere, apuntalando, aún más si cabe, ese estilo único de la reina del Indie-Sad-Pop. A nosotros nos encanta ella, su música y su pesar. Nos encanta su estilo, sus uñas y sus labios colagenados. Nos encantan sus reminiscencias, sus evocaciones y sus homenajes. Y, por su puesto, nos encantan sus letras, repletas de poesía y obsesiones. Después de muchas y muchas y muchas horas de estudio de sus canciones, es en sus obsesiones, en sus tormentos, en sus pasiones, en los que nos hemos querido detener hoy. Así que, aquí tenéis algunos de los temas más recurrentes en la discografía de Lana Del Rey.

1. El Desamor. Empecemos por lo obvio, porque estaba claro que a Lana le hace falta echar de menos, sufrir, sentirse profundamente desolada, abandonada, como un perrito en una gasolinera una tarde de verano.

“Desde que te fuiste,

el día es más oscuro”

The Blackest Day (Honeymoon, 2015)

 2. El Amor. Está claro que antes de que llegue el desamor, tiene que haber amor, ¿no? Pues sí, y Lana ama de forma pasional, entregada, sufriendo casi tanto o más que cuando la abandonan, porque todo eso que siente ella en su ser, ese torrente de emociones que llamamos amor, a Lana le atormenta, como si viviese en un melodrama de Douglas Sirk.

“He estado esperándote todo este tiempo.

Te adoro. ¿No puedes ver lo que significas para mí?”

Salvatore (Honeymoon, 2015)

3. Los Hombres. Para perder la cabeza por amor, desamor o lo que haga falta, Lana necesita hombres, una caterva de hommes fatales que la vilipendian, la maltratan, la llevan al límite, pero es que Lana, en el amor, es muy Blanche DuBois.

“Los hombres que conocí a lo largo del camino

fueron mi único veneno”

Ride (Paradise, 2012)

4. La Frialdad. Lana es fría, un témpano indie melancólico que, a pesar de vivir sus sentimientos como el paso de un ciclón, se muestra etérea, estática. Y si ella lo es, los hombres por los que pierde la cabeza, sus compañeros de estribillo, lo son mucho más.

“Mi chico vive en tonos fríos:

corazón, manos y actitud frías”

Shades of Cool (Ultraviolence, 2014)

 

5. La Violencia. Y esos hommes fatales fríos como el hielo, a veces, se pasan de temperamentales, llegando a extremos completamente reprochables, que Lana acepta con pasmosa resignación, como si fuese el verdadero amor. Gran error, amiga.

“Él me golpeó, pero lo sentí como un beso”

Ultraviolence (Ultraviolence, 2014)

6. La Soledad. Dejada, abandonada, sola, sin amor, así está Lana continuamente. Y es que ella, a pesar de que debería estar ya acostumbrada, la soledad no la lleva nada, pero que nada, bien.

“Ahora que él se ha ido,

no puedo sentir nada”

The Blackest Day (Honeymoon, 2015)

7. La Vida. La vida atormenta al más pintado, pero si eres tendente a la depresión, como nuestra amiga, pues un poco más. Al fin y al cabo, quién no quiere dejar huella en este coincidencia espacio-temporal que es la vida.

“No tenemos nada que perder, nada que ganar;

no hay nada que deseemos más

que hacer de nuestras vidas una obra de arte”

Ride (Paradise, 2012)

8. El Camino. Porque la vida no se presenta fácil, y Lana ha truncado más de una vez su camino. Pero, al fin y al cabo, ¿quién no?

“Jodí mi camino hacia la cima”

Fucked My Way Up To The Top (Ultraviolence, 2014)

9. La Muerte. Todo camino llega a un final, y precisamente el final de nuestro camino vital es algo que a todos preocupa en algún momento. Y Lana, muy metafísica ella, está, si cabe, más preocupada que todos nosotros juntos.

“Lo que pudo haber sido y lo que fue apuntan hacia el final,

que siempre está presente”

Burnt Norton (Interlude) (Honeymoon, 2015)

10. El Destino. Una constante en todas sus canciones, el fatídico e irremediable destino, contra el que no podemos luchar, pero contra el que no podemos evitar luchar, mientras se no sobreviene, sin ningún remedio, como un tsunami.

“Nacimos para morir”

Born To Die (Born To Die, 2012)

 11. La Locura. En pequeñas dosis, necesaria para un genio; pero en grandes, completamente incontrolable para cualquier humano. La locura es un tormento para Lana, pero un tormento que, en ocasiones, hasta resulta de alivio.

“Estoy jodidamente loca,

pero soy libre”

Ride (Paradise, 2012)

12. La Juventud. Una obsesión, fruto de una época, que crece con el paso del tiempo, ese mismo tiempo que aumenta su inevitabilidad. Un drama físico y mental, un lucha por mantener la juventud que estamos predestinados a perder, sin ningún remedio ni consuelo.

“¿Me seguirás amando cuando ya no sea joven y hermosa?”

Young & Beautiful (The Great Gatsby, 2013)

 13. La Libertad. Ésta también era fácil. La mayoría de las canciones de Lana hablan de la búsqueda de la libertad, una búsqueda que retrata muy bien a la generación a la que pertenece, una generación que no ha nacido para aceptar lo establecido. Una generación que, como Lana, se mira mucho en Easy Rider (Dennis Hoppper, 1969).

“Y cuando estoy en guerra conmigo misma,

viajo, sólo viajo”

Ride (Paradise, 2012)

14. Su Generación. Y de esa generación ha hablado, una generación que enmarca a la perfección todos estas obsesiones, temas, problemas, aficiones y adicciones.

“Estoy hablando de mi generación,

estoy hablando de esa nueva nación.

Pero, si no te gusta, puedes superarla.

¡Supérala, baby!”

Brooklyn Baby (Ultraviolence, 2014)

15. Las Drogas. Uno de los temas más presentes tanto en Lana como en su generación. Completamente normalizado, estandarizado y cero escandaloso. Pero, ¿quién no se ha dejado llevar alguna vez por ese canto de sirena? En algunas ocasiones hasta demasiado. De hecho, Lana, se lo debería empezar a mirar.

“Todo lo que quiero es drogarme en la playa”

High By The Beach (Honeymoon, 2015)

 

16. La Fiesta. Las drogas, el alcohol, la música, la fiesta, la diversión son una constante en ella y en todos nosotros. La vida son dos días y habrá que celebrarlos.

“Un poco de fiesta nunca hiere a nadie”

Art Deco (Honeymoon, 2015)

17. La Rapidez. Una generación que vive rápido, que disfruta de esa rapidez innata a la vida, y que la añora cuando no la tiene. Una vorágine de sentimientos, sensaciones y experiencias que pasan tan rápido que no nos da ni tiempo a asimilarlos.

“Vive rápido, muere joven, sé salvaje y diviértete”

Ride (Paradise, 2012)

18. América. ¡God bless America! ¡Que gran nación! Y como diría Mariano Rajoy “llena de americanos”. Y es que Lana suda americanismo por cada poro de su piel: Ya sea envuelta en banderas, vestida de Jackie Kennedy, drogándose en Miami, Brooklyn o Bel Air, Lana ama Estados Unidos. ¡U-S-A! ¡U-S-A!

“Sé joven, sé genial, sé orgulloso,

como un americano”

American (Paradise, 2012)

19. El Poder. Una constante en la discografía de Lana y en cualquier americano que se precie, y si no que se lo digan a Donald Trump. Y es que la obsesión de los americanos por el poder, es legendaria.

“Yo quiero dinero, poder y gloria”

Money Power Glory (Ultraviolence, 2014)

20. El Dinero. Poder sin dinero, no sirve de nada. Eso Lana lo sabe bien y, por ello, todas sus canciones están regadas de dinero y ostentación, como si de una especie de El lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013) se tratase.

“El dinero es la razón por la que existimos”

National Anthem (Paradise, 2012)

21. La Fama. La fama lleva siglos atormentando a grandes músicos, a estrellas internacionales, a genios, artistas y hasta famosillos de poca monta.

“Tú tienes la medicina que necesito:

fama, licor y amor”

Gods & Monsters (Paradise, 2012)

22. La Religión. Patria, poder, dinero, fama… pocas palabras vienen más al pelo para seguir esta sucesión de sustantivos que Religión. Y Lana, educada como una buena católica, lo sabe y lo aprecia.

“Jesús es mi mejor amigo”

Body Electric (Paradise, 2012)

 

23. La Tentación. Como buena católica sabe que la tentación existe, que está ahí puesta por el demonio para que pequemos y arruinemos nuestra eternidad. Pero es que Lana, si puede caer en una tentación, cae de forma irremediable. Y es que ya se comparaba ella en el videoclip de Body Electric con Eva, mordiendo la manzana.

“En la tierra de los dioses y monstruos,

Yo era un ángel jugando en el jardín del mal”

Gods & Monsters (Paradise, 2012)

24. La Culpa. Porque sí, ella es así, y se culpa de sus males y de los de los demás. Porque no nos vamos a engañar, un poco de amor propio y autoperdón no le haría ningún mal.

“Yo estaba llena de veneno,

pero bendecida con belleza y rabia”

Ultraviolence (Ultraviolence, 2014)

25. La Música. Lana Del Rey es una gran aficionada a la música, con una cultura y un bagaje importantes, y lo demuestra en sus canciones. Continuas referencias a Bruce Springsteen, Bob Dylan, Elvis Prestley o Billie Holiday son prueba de ello.

“Elvis es el mejor, ¡demonios, sí!”

American (Paradise, 2012)

26. Hollywood. La música y el cine siempre han ido de la mano. Lana lo sabe y se ha nutrido de la iconografía de Hollywood, de su historia, de sus relatos y hasta se ha empeñado en formar parte de él poniéndole voz a la banda sonora de películas como El Gran Gatsby (Baz Luhrman, 2013), Big Eyes (Tim Burton, 2014) o Maléfica (Robert Stromberg, 2014). A Lana le gusta el cine, se nota. Y, si no, recordad el homenaje a David Lynch que se marco para H&M.

“Elvis es mi padre,

Marilyn mi madre”

Body Electric (Paradise, 2012)

 

27. La Oscuridad. Ese pesar, esa melancolía, esa tristeza, ese pesimismo que no sólo se desprende de sus letras, sino que también lo hace de sus melodías, videoclips y estilismos. Porque Lana otra cosa no, pero oscura es un rato, y largo.

“Nada dorado sobrevive,

como el amor o la limonada,

el sol o los días de verano”

Music To Watch Boys To (Honeymoon, 2015)

28. El Verano. Ay, el verano. Ahora que empezamos el otoño nos ponemos nostálgicos hasta nosotros. ¡Cuánto se puede llegar a echar de menos el verano! Irremediablemente sentimos Summertime sadness.

“Las calurosas noches de verano,

a mediados de julio,

cuando nosotros éramos fogosos”

Young & Beautiful (The Great Gatsby, 2013)

29. El Mediterráneo. Porque Lana, a pesar de ser neoyorquina, tiene un toque Californiano que no puede negar. Y California, aunque parezca mentira, es muy mediterránea. A Lana le encanta ser mediterránea, ya sea hablando en italiano o rodando sus videoclips con el filtro Valencia.

“Pinto mis uñas de negro,

tinto mi cabello de un tono marrón más oscuro,

porque te gustan las mujeres españolas, fuertes y orgullosas”

Black Beauty (Ultraviolence, 2014)

30. El Pasado. Y cerramos el círculo con otra obviedad, porque poca gente hay más nostálgica que Lana Del Rey. Tal vez Woody Allen, pero poco más. Y es que, si algo se extrae claramente de las canciones de Lana, es que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero mucho mejor. Y da igual que hablemos de los alegres años 20 o de los 70 llenos de libertad. La conclusión, es que el pasado mola más, y lo sabes.

“Me siento eléctrica,

de crucero por la noche,

viajando hasta el 99”

Summertime Sadness (Born To Die, 2012)

 

Alejandro Piera.

Anuncios

3 comentarios en “El discurso (de Lana) del Rey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s