La chica detrás del nombre

Amy Winehouse fue una gran artista, de eso no cabe duda. Además, fue la voz de una generación, a los que descubrió y aficionó al jazz y el soul. Todos sabemos quién fue. Todos sabemos cómo vivió. Y lo peor, todos sabemos cómo murió. Hace poco más de cuatro años que la diva de Candem nos dejó tirados, sin su maravillosa voz, si su inigualable timbre, sin su personalísimo estilo y sin su memorable música. Cuatro años no parecen muchos (aunque para sus seguidores se hayan convertido en una eternidad) para dedicarle un documental a su figura. Puede dar la sensación que el filme sobre su persona no tiene mucho que aportar a la sociedad, puesto que el éxito y la caída de Amy Winehouse fueron televisados y contados en medio mundo.

amy

Pero Amy (La chica detrás del nombre) (Asif Kapadia, 2015) tiene algo especial. No tanto descubrir quién fue Amy, cómo se comportó, con quién se relacionó o cómo vivió y murió, sino más bien, por redefinir a un personaje tan popular como el de Amy Winehouse. Y digo redefinir porque Kapadia, en su documental, ahonda en la parte menos conocida de esta gran estrella, la parte más personal, mostrándonos cómo era realmente, desde jovencita y qué relación tenía con sus familiares, amigos, parejas, compañeros y, especialmente, con la música: su gran amor.

Asif Kapadia ha realizado una grandísima labor documental para este filme. Gran cantidad de contenido extraído de entrevistas y conciertos, pero también una infinidad de vídeos caseros de Amy con su entorno y, lo más destacable, con su guitarra, su música y sus composiciones. Una cantidad de documentos gráficos que nos ayudan a conocer más a una gran artista que, en vida, no se dejó conocer. No creo que a ella le hubiese gustado ver este proyecto hecho realidad, ver a todos sus amigos, familiares, jefes, compañeros y parejas hablar sobre cómo era ella en la intimidad de su hogar, pero, al fin y al cabo, nunca nadie contó con los intereses de Winehouse después de su éxito.

El documental comienza de una forma muy curiosa: una jovencísima Amy Winehouse le canta el Happy Birthday a una de sus amigas, con un estilo y un derroche vocal verdaderamente sorprendente para una adolescente. Pero Amy era así, una caja de sorpresas, una chica especial, una jovencita que idolatraba a Tony Bennett en lugar de a las grandes estrellas poppies.

amy2

Kapadia nos muestra a una Amy con un carisma especial, con una personalidad arrolladora, sorprendente a la par que talentosa, indomable, pero entregada. Una chica bocazas, atrevida, sincera, auténtica y, en definitiva, única. Pero no sólo nos habla de su faceta más personal, también nos presenta a una artista que vuelca sus vivencias y preocupaciones en la música; que transmitía una emoción conmovedora al cantar sus canciones; y que tenía una voz y una personalidad especial e inimitable, que le llevaban a crear un clima increíble sobre el escenario. Una artista que tenía una relación muy pura con la música, muy visceral.

“No escribiría nada que no fuera personal.” – Amy Winehouse.

Consiguió un gran éxito con su primer disco, Frank, comenzando su proceso de conversión de artista independiente que no firmaba superéxitos a gran estrella del panorama musical mundial. “Tengo muy claro lo que quiero hacer, el éxito no me interesa” declaraba Amy allá por el 2004, “sólo sirvo para hacer música, así que dejadme en paz”.

amy1-1024x682

Tras estos acontecimientos, la vida de Amy Winehouse comenzó a entrar en la espiral de autodestrucción que todos conocemos. Fue la época en que bebía a todas horas, en la que conoció a su marido, Blake Fiedler-Civil (“Me enamoré de alguien por quien estaba dispuesta a morir” – Amy Winehouse), en la que se descubrió que padecía bulimia, en la que se autolesionaba y en la que la fama, el dinero y el estrellato comenzaron a engullirla. Era la época en la que comenzó a preparar su gran obra: Back to Black. En palabras de su ex manager y amigo, Nick Shymansky, “deberíamos haber destruido “Back to Black”, ese disco no debería haber salido y ella hubiera tenido la oportunidad de ser ayudada por profesionales”.

 El documental, a partir de la llegada de Back to Black, de Blake Fielder-Civil y de los primeros problemas de Amy Winehouse, pierda bastante la esencia de la primera parte, de la parte de Frank, en la que se centra mucho más en la relación de una joven Amy con la música y con el mundo en general. A partir de que le llega la fama mundial y absoluta, llega también la boda con Blake, el crack y la heroína, las noches de juerga y destrucción, los conciertos desastrosos, las sobredosis y las rehabilitaciones. Aun así, su fama seguía creciendo sin control: cada vez más seguidores, más paparazzis, más contratos, más conciertos y, por desgracia, más abusos.

amy-winehouse-download-hd

“Si pensara que soy famosa me pegaría un tiro en la cabeza, porque me da mucho miedo.” – Amy Winehouse

Back to Black es un canto declarado a su relación con Blake Fiedler-Civil, a sus tormentos, a su amor, a sus vivencias. Y eso era el mayor encanto de Amy Winehouse, cómo era capaz de volcar todos sus sentimientos en la música, componiendo esas maravillosas letras, inigualables, de una sutileza y sensibilidad increíble, marca de la casa.

No hace falta que hablemos más de las borracheras, las relaciones o los escándalos de Amy Winehouse. El 23 de junio de 2011, el corazón de Amy se paraba debido a la ingesta masiva de alcohol. Su muerte significó una gran pérdida para el mundo de la música. Todos sabemos, hoy en día, lo que aportó al panorama musical internacional, pero Amy (La chica detrás del nombre), intenta resarcir a una gran artista a la que la sociedad maltrató y vilipendió, burlándose de “el cuerpo de una bulímica y los abusos de una drogadicta”. Pero Winehouse fue mucho más que eso, fue, principalmente, buenas composiciones, buenos temas, buenos conciertos y, esencialmente, buena música. Por todo ello, gracias Amy.

Alejandro Piera.

Anuncios

8 comentarios en “La chica detrás del nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s