Tony Sabandija: Ritmos negros, electrónica y mucha técnica

Tony Sabandija es el seudónimo que eligió Juan Carlos García cuando se puso delante de los platos. Su explicación a este nombre, un escueto “es una historia muy larga” que hace como si ni él mismo recordase para mantener el secreto.

A lo largo de sus casi quince años de trayectoria, este dj salmantino se ha convertido en una referencia dentro de la música negra del país en su variable más electrónica. Los toques tropicales y latinos están muy presentes en sus sesiones, acompañados siempre de buenas dosis de scratch y turntamblist.

Todo comenzó cuando Juan Carlos tenía 17 años y era un chaval muy inquieto musicalmente hablando. Con su primer trabajo de verano se hizo con unos platos y comenzó su hoy extensa colección de vinilos cargados de funk.

Algo más tarde, empezaron las noches de calor y vinilos en el Malabar, una mítica sala salmantina con una increíble capacidad para mantenerse a flote. Una fiel clientela se juntaba en ese diminuto local que tenía la osadía de programar música en directo casi a diario. Así que Tony Sabandija lo vio claro y se hizo un hueco entre su elenco. Y es que el Malabar era mucho más que un bar con música en directo, era un lugar en el que se daban cita todo tipo de mentes artísticamente inquietas que se juntaban para tomar cervezas con la excusa de hacer algo de música.

1379720_225932220902099_1931067353_n

Un tiempo después, vio la luz el colectivo Afrobeats, formado por Tony Sabandija, Ganja Love (Hoy, Dub Troubles -Error-) Dj Yoes y Dj Mixta y entre los cuatro se propusieron hacer bailar a toda la cuidad. Todos los jueves se juntaban en el Malabar en un principio para meterse bajo tierra, en el Country, más tarde. Las Afrobeats Parties de los jueves marcaron una época en la noche charra.

La mayoría de los componentes del colectivo estudiaban diseño. De hecho, así fue como se conocieron, porque Dios los cría y ellos se juntan, normalmente en las aulas de algún instituto… Y de esta unión salieron, no solo unas fiestas memorables, sino también una buena colección de carteles.

Música negra en toda su amplitud, con mucha influencia de la electrónica inglesa: desde el Reggae al Funk y del Drum & Bass al Dub Step, estos chicos eran de lo más variopinto. Siempre acompañados de buenos amigos como Mr. Sutra, Santísima Virgen María o Dj Patata, sus fiestas se fueron haciendo famosas en la ciudad. Sobre todo los celebradísimos aniversarios que montaban, repletos de artistas invitados.

Con el tiempo, Tony se muda Madrid para continuar con su carrera como diseñador y, por qué no, para probar suerte con sus mixes en otros lugares. Y no le ha ido nada mal desde entonces. En 2012 fue el ganador de la semifinal de Madrid de la competición Red Bull Three Style, donde cada dj tiene 15 minutos para mostrar su habilidad pasando por tres estilos. En su caso: boogalo breaks, rap y electro. El resultado, un cuarto de hora de ritmos que harían moverse hasta a un muerto.

Desde entonces, ha ido desarrollando sus habilidades como editor de vídeo, lo que le ha llevado a perfeccionar un nuevo género para sus creaciones: el videomix, piezas en las que mezcla sus sesiones, grabadas en directo, con imágenes montadas con mucho ritmo.

Y así, se abrió ante él un mundo de posibilidades audiovisuales que no ha dejado de explorar. Desde sesiones enteras grabadas en vídeo a minimixes de 15 minutos y las dos versiones de sus videomixes. Se trata de juntar dos de las cosas que mejor se le dan, mezclar temas y estilos y editar vídeo.

Pero durante todo este tiempo no ha estado sólo en casa encerrado grabando mixtapes y vídeos. En 2013, tras haber colaborado con Red Bull, fue invitado por la marca a pinchar en su escenario en el FIB, nada más y nada menos. Dos años más tarde, este mismo verano, hizo lo propio en la carpa Jumping del Rototom, donde cosechó muy buenas críticas por parte de un público entregado que no dejó de bailar ni un momento.

Pero si hablamos de festivales, no hay que olvidar su paso, en varias ocasiones por el Fiestizaje, en Villafranca del Bierzo, donde el dj salmantino se siente como en casa, rodeado de amigos que siempre cuentan con él para este evento musical y cultural celebrado en plena montaña berciana.

En el terreno musical, durante los últimos años Tony Sabandija se ha adentrado en el Global Beat, que experimenta con las músicas del mundo y la electrónica, en su caso, más concretamente, en los ritmos tropicales. Y, como siempre lo ha hecho, con mucho estilo y una cuidadísima selección de temas.

Recientemente ha participado en una fiesta organizada por el colectivo Guacamayo Tropical en La Riviera de Madrid donde compartió cartel con artistas de la talla de la escocesa Soom-T o el sirio Omar Souleyman. Un evento lleno de buen rollo y ritmos internacionales que no dejaron un minuto de descanso para los asistentes, que seguramente acabaron con agujetas de tanto bailar.

Para seguirle la pista, aquí tenéis dónde encontrarle:

AFROBEATS DJS COLLECTIVE

FACEBOOK

MIX CLOUD

TWITTER

REDBULL THRE3STYLE

Marta Laso

Anuncios

2 comentarios en “Tony Sabandija: Ritmos negros, electrónica y mucha técnica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s