Para perder los papeles (de Bárcenas)

Nuestro cine puede estar muy orgulloso de sus últimas producciones, ya sea por el éxito de sus taquilleras comedias; por el aplauso de la crítica de las películas indies; por la factura técnica y estética de muchos de los últimos films de nacionalidad española; o, en definitiva, por la alta calidad y versatilidad que están demostrando nuestros profesionales en los últimos tiempos.

Pero, además de todo ello, el cine español puede presumir de su compromiso político, de su lucha contra las desigualdades, injusticias y corruptelas del sistema, como pudimos leer, aquí mismo, sobre el cine indignado. Pero, nuestro cine también ha luchado siempre a favor de la memoria, a favor de que nuestra sociedad, cada vez más distraída, no olvide. Porque, al fin y al cabo, no hay nada peor que una sociedad que no es capaz de recordar, que acabará cometiendo los mismos errores una y otra vez. ¿Os suena de algo?

En una semana como la que estamos viviendo (y como las tantas que vendrán), no se me ocurre una película más recomendable que B (David Ilundain, 2015), una producción pequeña que utiliza las transcripciones y grabaciones de la declaración que efectúo Luis Bárcenas, ex tesorero del Partido Popular, ante el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional, el 15 de julio de 2013, hablando de sus famosos papeles. Y ya sé que otros, mucho más importantes y carismáticos, la recomendaron en la jornada de reflexión, quizás un día mucho más acertado, pero como parece ser que el apoyo masivo al partido en el gobierno sigue de plena vigencia, no está de más volver a recomendarla.

Tres razones fundamentales para su recomendación. La primera porque B es fruto de un trabajo que viene de lejos. Tras ser estrenada como obra de teatro, Ruz-Barcenas, en el Teatro del Barrio del en Lavapies, y bajo la dirección de Alberto San Juan sobre el texto de Jordi Casanovas, David Ilundain vio la posibilidad de convertir en película esa original obra basada en la declaración de un acusado: una declaración que podría haber hecho tambalearse el poder, pero que al final, como todo, quedó en un pequeño temblorcillo. Así, Ilundain y Casanova comenzaron a trabajar en la adaptación de la obra a la gran pantalla, contando con los actores que dieron vida sobre las tablas a Ruz y Bárcenas, Manolo Solo y Pedro Casablanc, ya que el resto de personajes se incorporaron en su versión cinematográfica. Con todo listo, impulsaron una campaña de micromecenazgo, con el objetivo de conseguir la financiación necesaria para llevar a cabo su proyecto. Y gracias al crowdfunding comenzó su aventura, que ha acabado con el estreno por todo lo alto en 2015 en algunas salas de cine (no todo el mundo quiere meterse con el poder), plataformas de vídeo en streaming, y demás festivales y eventos similares. Además, su equipo puede presumir de atesorar tres nominaciones a los Goya: Mejor Guión Adaptado, para David Ilundain; Mejor Actor Protagonista, para Pedro Casablanc; y Mejor Actor Secundario, para Manolo Solo. En enero sabremos si la Academia se decide a premiar esta apuesta tan arriesgada.

_ruzbarcenasesp_adf9d55d

La segunda, aunque ya la hemos avanzado un poquito, es por la gran calidad del trabajo de todo el equipo de B. Desde la caracterización, que consigue un gran parecido con la realidad, hasta el montaje, que juega con la interacción entre los distintos personajes, tanto protagonistas, como secundarios, y las sorpresas que éstos van llevándose conforme avanza la declaración de Bárcenas. Los guionistas consiguen que una declaración en la Audiencia Nacional sea más que interesante, pero no sólo por el contenido de la misma (jugoso a más no poder), sino también por como han transcrito gestos, frases, movimientos e interrupciones, dotando al film de una verosimilitud increíble: conforme avanzaban los minutos de metraje se te va olvidando que son actores y llegas a confundir realidad y ficción, aunque, por desgracia, ficción haya poca.

Y he aquí la tercera razón para ver esta fantástica película. La realidad supera la ficción. Y B, por muy fuerte que nos parezca, no es más que la transcripción de una de tantas declaraciones realizadas por Bárcenas, previo a esta declaración y posterior, muchas cosas han acontecido y se han sabido, pero aún hay muchas más que, probablemente, nunca sabremos. Pero lo que si sabemos es lo que se dijo ese 15 de julio de 2013, cuando Bárcenas involucró a su propio partido, a sus colaboradores más estrechos, a algunas de las empresas más importantes del país, a sus antecesores y predecesores, y a altos cargos del Partido Popular, quienes, a pesar de todo, han vuelto a ganar las Elecciones que se celebraron el pasado domingo, 20 de diciembre.

1

Suerte que el cine tiene ganas de refrescarnos la memoria, porque corremos el riesgo de que todo lo sucedido con el Caso Bárcenas, Gürtel, Noos, Emarsa, Cooperación, Púnica, Naseiro, entre otras, se nos pueda olvidar. Podría ser, que sin la Cultura, se nos olvidase quiénes son el propio Bárcenas, el Bigotes, Juan Cotino, Carlos Fabra, Pablo Crespo, Francisco Granados o cualquier otro. Y puede que, por eso mismo, la pasada legislatura se intentara poner todas las trabas posibles al desarrollo de la cultura en España y, en particular, del cine español. Puede que se hiciese con la idea de que no saliesen a la luz todos los nombres que aparecen en B. Así que, si por alguna casualidad, volvemos a votar próximamente, vean mucho cine, consuman mucha cultura y, por favor, voten con conciencia y responsabilidad. Todos se lo agradeceremos.

Alejandro Piera.

Anuncios

Un comentario en “Para perder los papeles (de Bárcenas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s