Net Art: Arte sin barreras

Si tuviéramos que encontrar una sola palabra para definir el arte, sin duda la más completa sería libertad. Libertad como objetivo o consecuencia, como expresión máxima universal, como comunicación sin barreras. Pero ¿realmente no tiene barreras el arte? Los tiempos más primitivos del hombre son la muestra de que el arte surge como una necesidad (incluso siendo con fines rituales), ya que la idea es sacar una creación que trasciende más allá de nosotros mismos. Pero el raciocinio, que tantas cosas buenas tiene y reconoce el valor del arte, también lo sitúa al alcance de muy pocos con el paso del tiempo. ¿Os suena lo de considerar el arte un lujo? Sí, así llegamos hasta hoy. Por lo general, ir al cine, al teatro o al museo es algo que sólo podemos permitirnos una vez al mes. Y eso es lo de menos: ¿quién decide qué se enseña y qué no?

imagen1_arco

Años 90. Internet está dando sus primeros pasos entre los usuarios como un medio que ofrece difusión sin fronteras y (muy importante) interacción, se abre la posibilidad de conectar sin límites burocráticos y recibir respuestas directas, un escenario idóneo para la libertad de la que hablábamos. Desde entonces muchos artistas tienen la oportunidad de distribuir su obra por su cuenta y darse a conocer sin intermediarios (una práctica que se conoce como “Web Art”). Por supuesto, esto no resta valor al hecho de ir al museo, a encontrarte cara a cara con la pintura o a ver una película en la gran pantalla, que para los amantes del arte es una experiencia insustituible. ¿Pero qué pasa si el arte se crea directamente en y para la red? Que aparece el revolucionario concepto de Net Art.

Con un medio que ofrece tantas innovaciones para el arte, surge la necesidad de explorar sus límites desde dentro, de aprovechar al máximo sus posibilidades creando una forma de arte propia. El Net Art se incluye dentro del Media Art definido en el libro New Media Art (Mark Tribe y Jana Reese, 2006) como el arte que utiliza las nuevas tecnologías para crear (como Internet o incluso los móviles). En el caso del Net Art, es Internet el medio que se utiliza como espacio de creación, difusión masiva y además interacción. Y al más puro estilo netartista, el término surge de una forma casual e ilógica cuando en 1994, el artista yugoslavo Vuk Cosic (que ya estaba dándole vueltas a este concepto sin nombre) recibió un correo electrónico anónimo indescifrable por la incompatibilidad de software, un mensaje en el que entre signos y números sólo se leía “Net.Art”.

imagen2_mail original

En su evolución el Net Art asume peculiaridades únicas que hacen que fuera de la red no tenga sentido, captando poco a poco el interés de museos importantes que incluyen estas obras en su catálogo online. La exploración de los límites, no sólo tecnológicos, sino políticos o morales son el lema de los netartistas, que se apoyan para hacerlo en las posibilidades que ofrece Internet. Además de la autonomía que les permite ser independiente de las instituciones, y la difusión, el Net Art se define por su interactividad (no sólo al recibir esas respuestas directas, sino al presentarse muchas veces obras que completan otros usuarios, obras sin fin), la privacidad que se crea dentro de un espacio público o el contacto a tiempo real. El resultado son obras de todo tipo, experimentaciones, toda una vanguardia: desde los emoticonos que dibujamos con los dos puntitos y el paréntesis, que en su versión más compleja crea dibujos fascinantes, hasta obras basadas en los hipertextos o hipermedia, que consisten en los enlaces que nos llevan de un texto a otro o de un soporte a otro (vídeo, música, imágenes…) creando entre otras cosas una nueva forma de contar historias.

imagen3_cebra

Uno de los más conocidos ejemplos de Net Art lo encontramos en los trabajos del dúo Jodi, (o lo que es lo mismo, Joan Heemskerk y Dirk Paesmans). Su estilo se basa en deconstruir juegos y rearmarlos poniendo en alza los errores del sistema informático, como hace uno de sus trabajos más significativos, 404 (Jodi, 1997), que con esos errores genera imágenes de gran impacto gráfico. También merece la pena echar un vistazo a su mapa web.

Un vertedero en red es la premisa del proyecto Digital Landfill (Mark Napier, 1997), un espacio online donde el usuario se deshace de contenido digital que ya no necesita (viejos emails, datos, webs obsoletas), creando una especie de cajón de sastre virtual al que poder recurrir para inspirarte y crear otras ideas a partir de los “desperdicios” de otros usuarios.

Dentro del estilo de los net artistas, los que defienden el auténtico movimiento del Net Art, el que va contra las normas, se inclinan por el desorden, la incoherencia y la falta de lógica, dando lugar a una forma de contar historias a través de un collage aleatorio de contenidos. Es el caso de Superbad (Ben Benjamin, 1998), ganador de un premio en los Webbies (o lo que es lo mismo, los Oscars de la red). Superbad un sitio web sin narrativa ni explicaciones, donde la idea es dejarse llevar por elementos inconexos que van desde un oso amoroso hasta relatos cortos o mosaicos de imágenes de todo tipo.

Pero además de esta tendencia caótica, con el tiempo se aprovecha el Net Art para seguir también una línea más tradicional, por ejemplo con narrativas más lineales, aunque con los elementos que ofrece la red. En The Intruder (Natalie Bookchin , 1999), diez juegos (eso sí, bastante violentos) con los que el usuario tiene que superar ciertas pruebas, van contando la historia basada en un cuento de Jorge Luis Borges, de dos hermanos enamorados de la misma mujer. La expresividad de esta obra se manifiesta a través de pantallas con paisajes desoladores o, en una de las más peculiares, con juegos como atrapar los objetos que van cayendo de una vagina. Mientras, vas obteniendo las palabras que forman las frases de la historia que se te va narrando.

El Net Art va tomando fuerza. Y por supuesto, con su difusión llegan también las controversias. 0100101110101101.org, (creado por un colectivo de artistas italianos, encabezado por Luther Blisset, 1999), rechazan esa interactividad guiada por la que están apostando muchos proyectos y reivindican la imprevisibilidad de las obras, y el nuevo espacio de la red libre de museos o galerías que lo institucionalicen. El propio éxito del Net Art, era ahora la mayor amenaza de su espíritu original: la comercialización, representación por parte de instituciones y todo contra lo que luchaba el movimiento, empezaba a formar parte de él.

Es inevitable (y contradictorio) tratar de controlar de cualquier forma el uso de un movimiento artístico. Imposible impedir que se comercialice o institucionalice. Al fin y al cabo si se imponen como prohibiciones, ¿no estaríamos poniendo otra barrera? El mundo del arte se nos presenta complicado, desde el momento en el que se presupone que el artista realiza una obra porque le sale de corazón, y eso desencadena eternas discusiones y prácticas: ¿Pagar por el arte es reconocer su valor o convertirla en materialista? Los escritores, actores, pintores, músicos (los desconocidos, los que intentan hacerse visibles y luchar contra los juicios de valor de las instituciones), viven en una pelea continua por poder vivir de su trabajo, a veces incluso simplemente por poder cobrar algo. Pero al mismo tiempo nos encontramos una y otra vez obras que poco se acercan al arte y sí forman parte del círculo de distribución de la industria cultural. El Net Art ofrece otra posibilidad, con sus rasgos propios (¿y sus normas?). Una con infinitas consecuencias para la libertad en el arte, que en sí misma es un debate que no cabe en un solo artículo.

Milena Cañas.

Anuncios

Un comentario en “Net Art: Arte sin barreras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s