Unstate: Una seductora mirada a la cultura audiovisual

Los nacimientos son siempre motivo de júbilo, y más si quien llega al mundo es un proyecto tan interesante como Unstate, una publicación que pretende convertirse en un espacio de reflexión y creación de cultura audiovisual. Concebida en Valencia, gracias a la privilegiada mente de su director editorial, Fran Ayuso Ros, y diseñada en Barcelona, por Outro Studio, por fin llega a Madrid, donde se presentará el jueves 11 de febrero, a las 19:00 horas, en la galería y espacio editorial Swinton & Grant, en el barrio de Lavapies.

cartel Unstate 11 feb

Unstate es una publicación que busca plantear más preguntas que respuestas, orbitando alrededor del absurdo y el surrealismo, a través de una perspectiva que comprende todas las prácticas basadas en el poder de la imagen, desde las artes tradicionales hasta las manifestaciones contemporáneas: cine, fotografía, cultura digital, video-arte, humor gráfico, arte urbano o ensayos visuales. A través de lo fragmentario y lo transversal, Unstate nos permite adentrarnos en un juego que nos regala diálogos entre conceptos más que alejados los unos de los otros. Véase Nicky Minaj y los hermanos Lumiére.

Más de mil ejemplares distribuidos internacionalmente en librerías seleccionadas, museos de arte contemporáneo y tiendas vinculadas al sector del diseño, el arte y la cultura audiovisual (MuVIM, IVAM, Filmoteca, Museo Reina Sofía, La Fábrica, Traficantes de Sueños, La Central…) de un primer número que utiliza a Pier Paolo Pasolini como protagonista e hilo argumental de ese maravilloso mundo único en el que se convierte Unstate. Cuando se cumplen 40 años de su asesinato, la crítica que Pasolini hizo de la sociedad de consumo sigue más viva que nunca. Por ello, Unstate toma como portada un fotograma de Saló, o los 120 días de Sodoma (Pier Paolo Pasolini, 1975), aprovechando la contraportada para confrontar la película con la actualidad. Porque al fin y al cabo, así es Unstate: transgresión, mezcla, trampas, memoria, ironía e intersección.

Unstate portada y contra (1)

“Lejos de querer ofrecer fórmulas interpretativas para una solución inmediata, esta publicación se propone ahondar en la ambigüedad y la complejidad que atañen a la interpretación de nuestro entorno.”

Así empieza Unstate, dejando claras cuáles son sus intenciones y, como dicen en su editorial, situándonos como “Alicia en la sala de las puertas. El camino a seguir no va a ser el más evidente y va a exigir de aquel que lo transite un cambio de perspectiva”. Pero, la revista resulta tan atractiva y ese primer texto tan irresistiblemente seductor, que sin dudarlo, el lector se lanza a la aventura y el disfrute que ofrece la lectura de Unstate.

Unstate 3

Comenzamos con Nicky Minaj en la primera película de los hermanos Lumiére, para pasar a debatir sobre el big booty, el twerking, la Minaj y la Cyrus entre otras, sobre si son o no resultado de la liberación sexual o si, por el contrario, lo son de luchas de poder con importantes repercusiones para la identidad colectiva de las mujeres. De ahí pasamos a las imperfecciones, primero en la grabación musical, a través de la arriesgada apuesta que hace el manifiesto Lofidogma; y después de los cuerpos, gracias al trabajo de José Luis Sepúlveda y Carolina Adriazola, en cuyos films retratan a la clase obrera a través de sus cuerpos, como anteriormente lo hicieron Pasolini, Straub-Huillet o Pedro Costa. Y unimos al cineasta portugués al fotógrafo Tom Hunter, para hablar de cómo trabajan éstos su resistencia política, a través de la forma y la estética. Y es que, la cámara siempre ha sido un instrumento importante para la sociedad, que se ha convertido, no sólo en un espejo de la misma, sino en un arma que utiliza su fiel reproducción de la realidad para otorgarse veracidad y legitimidad, como sucede a lo largo de toda la historia del cine y, por tanto, de los siglos XX y XXI: desde los Lumiére hasta el ISIS, pasando por Meliés, los cineastas del marxismo, Leni Riefenstahl o el Hollywood más capitalista. Y es que, hoy en día no cuesta nada otorgar credibilidad a cualquiera, ya que las herramientas de interacción social a través de Internet han conseguido poner en marcha farsas que podrían acabar convirtiéndose en Historia, y si no que le pregunten al Pequeño Nicolás. Pero la realidad, a veces, no es lo más importante, algo que encontramos en la obra de Alexander Larose, cuyo juego con la imagen nos hace observar la realidad como si fuese un paisaje de Monet. Pero volvemos a los cuerpos, y a las contradicciones del sistema capitalista que éstos expresan, temas que se encuentran en Stroszek (Werner Herzog, 1977), película que vio el mítico Ian Curtis justo antes de suicidarse. Para llegar, mediante la lectura, a otros dos mitos, Pasolini y Morrisey, que, por primera vez, se reúnen en Unstate para mantener un diálogo entre ellos, un diálogo que no tiene tiempo ni espacio, pero que confluye en las críticas a la sociedad de consumo o la pérdida de la cultura popular propia. Y es que, el nuevo espacio de desarrollo social, cultural y político no es otro que Internet y sus redes sociales, las cuáles hemos convertido en nuestros lugares más cotidianos, a pesar de que personajes como Snowden, Assange o Aaron Swartz hayan puesto de manifiesto que no son tan blancas y transparentes como las tiendas de Apple o las portadas de Google. Porque, en las últimas décadas, lo privado y lo público está cambiando, gracias a la apertura de lo doméstico y a la publicidad que de nuestros cuerpos hacemos a través de todas esas herramientas sociales. Y con este punto de partida están trabajando numerosas fotógrafas de talento reconocido, como Ángela Losa, María Sánchez, Alejandra Franch, Anaïs Florín y Rita Puig Serra, a las que podréis encontrar en un maravilloso artículo de Roser Colomar, colaboradora ocasional de Cultura Trópica, y parte fundamental del equipo de dirección de Unstate. Y, que mejor para acabar, que hablar de y con Javier Navarrete, autor de bandas sonoras tan espectaculares como la de El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006), que le abrió las puertas de Hollywood y por la que consiguió una nominación al Óscar.

Unstate 1 (1)

Así es Unstate, una especie de Frankenstein que hará las delicias de propios y extraños. Desde aquí os animamos a echar un vistazo a la publicación en su web, a asistir a la presentación en Swinton & Grant, a seguirles en sus redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) y, por supuesto, a que os compréis esta maravillosa publicación que ya está preparando su próximo número, que desde Cultura Trópica esperamos impacientes.

Alejandro Piera.

Anuncios

Un comentario en “Unstate: Una seductora mirada a la cultura audiovisual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s