7 Secuencias cinematográficas que podrían ser un videoclip

Mucho se habla de las bandas sonoras de las películas, parte fundamental de cualquier film que se precie. Son necesarias (aunque utilizadas sin control pueden ser bastante bochornosas) para enfatizar sentimientos como el miedo, la tensión, el amor, el drama o la alegría. En ocasiones, directores y compositores recurren a temazos para ensalzar algunos de los momentos más importantes de la película, ya sea su comienzo o su clímax. Gracias a ello, la historia del cine nos ha regalado momentos musicales que bien podrían ser grandes videoclips.

  1. Space Oddity – C.R.A.Z.Y. (Jean-Marc Vallée, 2005)

Qué decir de Bowie que no se haya dicho ya. Probablemente cualquiera de sus videoclips sea mucho mejor, pero este momento del film de Vallée nos sumerge profundamente en los sentimientos del protagonista y nos recuerda cómo hemos vivido y sentido los temas de una de las mayores estrellas del universo musical. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? La ensoñación propiciada por el humo de un cigarro al ritmo de la música es muy de vídeo musical y el momento de baile y play-back del protagonista frente a un espejo redondo recuerda, en forma de homenaje, al videoclip original de la canción.

  1. Young & Beautiful – El Gran Gatsby (Baz Luhrmann, 2013)

Bonita canción de Lana del Rey creada expresamente para la banda sonora de la película. Una banda sonora que incluye temas de otras grandes estrellas como Beyoncé, Jay-Z o Florence Welsch, que en muchas ocasiones son utilizados sin control. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? El montaje de escenas bien podría parecerse a alguno de los videoclips de la cantante, si le añadiésemos algún filtro a la imagen, claro está. Del Rey es muy de conversar en sus videoclips, así como de mostrarnos todo un abanico de decorados espléndidos. La cámara lenta es un plus. Amor, alegría, pasión y, finalmente, lástima y frustración, lo tiene todo.

  1. Tell Me if You Wanna Go Home – Begin Again (John Carney, 2013)

Pequeña película que nos cuenta las aventuras de una joven intérprete británica, Keira Knightley, intentando hacerse un hueco en la industria musical americana. Su valentía y la de su productor los llevan a grabar su disco debut en las calles de Nueva York, regalándonos algunas escenas geniales, como ésta, con ritmo pegadizo en una azotea de la gran manzana. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? Cuántas veces hemos visto a una banda grabar su vídeo musical tocando y cantando en un lugar en el que no esperábamos: ya sea el centro de la ciudad, una playa paradisíaca, un centro comercial o una casa abandonada.

  1. Here’s to Love – Abajo el amor (Peyton Reed, 2003)

Película de éxito en su momento, que hoy en día ha quedado en el olvido. Intento de homenaje a las películas de Doris Day y Rock Hudson, especialmente Confidencias de medianoche (Michael Gordon, 1959), que Ewan McGregor y Renée Zellweger bordan como los genios de la comedia romántica que fueron a principios de los 2000. El número, el de dos personajes que, por fin, han encontrado el amor y celebran su felicidad. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? Esa puesta en escena, ese juego con la cámara, las coreografías y la escenografía, más propias de un número musical de Frank y Nancy Sinatra o del más reciente Robbie Williams en su faceta de crooner.

  1. Nightcall – Drive (Nicolas Winding Refn, 2011)

Secuencia de inicio de la película, con los títulos de crédito paseándose por la imagen. Damos una vuelta en el coche de Ryan Gosling, mientras éste muerde su palillo y pone cara de Ryan Gosling siendo irresistible. Una apuesta estética de luces y escenografía arriesgada pero efectiva. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? El paseo aéreo por la ciudad siempre suele ser un buen acompañante para un vídeo musical. Además, esa forma que tiene Gosling de moverse lentamente (andando, conduciendo o haciendo lo que tenga que hacer), nos recuerda a tantas y tantos deidades del pop.

  1. Fade to Grey – Laurence Anyways (Xavier Dolan, 2012)

No vamos a volver a decir cuánto nos gusta la filmografía de Xavier Dolan, pero sí vamos a elogiar la utilización (para muchos excesiva y obsesiva) que éste hace de la música en sus films. Ésta escena, un claro ejemplo, pero nos vienen a la cabeza muchos más: el final de Mommy (Xavier Dolan, 2014) al ritmo de Lana del Rey; la hipnotizante escena de Laurence Anywais al son de Moderat; la fiesta de Los amores imaginarios (Xavier Dolan, 2010) con música de The Knife, por nombrar algunas. Y es que, Dolan es un experto del videoclip, como ya demostró con sus creaciones para Indochine o, la más reciente, Adele. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? La secuencia no se ciñe a la realidad, desde la entrada del personaje de Suzanne Clement a la fiesta, girando sobre sí misma, hasta la sucesión de los rostros de los invitados (entre los que se encuentra el propio Dolan), que recuerda al videoclip original de Visage, nos hacen pensar que estamos más dentro de un vídeo musical que de una película.

  1. Everytime – Spring Breakers (Harmony Korine, 2012)

Las canciones de Britney Spears son siempre necesarias. Cualquier película, exceptuando Crossroads: Hasta el final (Tamra Davis, 2002), protagonizada por la propia Spears, gana puntos si nos regala los acordes de la diva del pop de finales de los 90. En este caso, no sólo eso, sino que la magistral dirección de Harmony Korine, también gran experto en rodar videoclips, nos ofrece uno de los mejores momentos de la película. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? La cámara lenta que funciona como ensayada coreografía, el piano en medio del mar, y las armas, drogas y el desparrame, que bien podrían formar parte de un videoclip de Rihanna. Sin duda, la escena es mucho mejor que el vídeo que filmó en su momento Britney Spears.

BONUS: You Don’t Own Me – El club de las primeras esposas (Hugh Wilson, 1996)

No parece tanto un videoclip como un número musical, pero ver a las maravillosas, geniales y divertidas Diane Keaton, Goldie Hawn y Bette Midler bailando, cantando y diciéndole a sus ex que no les pertenecen, no tiene precio. ¿Por qué nos recuerda a un videoclip? Lo dicho. Nos recuerda más a una actuación musical en directo. Es esa coreografía de coristas que nos teletransporta a las actuaciones de The Supremes, o incluso hasta las Destiny’s Child.

Demasiadas secuencias se quedan en el tintero. Desde el sueño de El Gran Lebowski (Joel Coen, 1998), hasta la canción The Moon Song cantada por la irresistible voz de Scarlett Johansson en Her (Spike Jonze, 2013), pasando por los números musicales de Rita Hayworth, Marilyn Monroe o Marlene Dietrich; la protagonista de La vida de Adèle (Abdellatif Kechiche, 2013) bailando al ritmo de Lykke Li; el inicio de Easy Rider (Dennis Hopper, 1969), que tantos videoclips ha inspirado; o los números musicales patrios de Bienvenido Mr. Marshall (Luis García Berlanga, 1953), Kika (Pedro Almodóvar, 1993) o La niña de tus ojos (Fernando Trueba, 1998), por citar algunos.

Alejandro Piera

Anuncios

2 comentarios en “7 Secuencias cinematográficas que podrían ser un videoclip

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s