Nina Simone. To be Young, gifted and black

Eunice Kathleen Waymon cambió su nombre cuando empezó a cantar en los bares nocturnos de Atlantic City en 1954, después de haber sido rechazada en el conservatorio de música de Filadelfia. Escogió el nombre de Nina, por un antiguo novio que la llamaba “niña” y Simone por la actriz francesa Simone Signoret. Hasta ese momento nunca se había planteado cantar. Prodigiosa del piano, quería convertirse en la primera pianista clásica negra en tocar en el Carnegie hall, y sí dio conciertos allí, pero no como pianista, sino como una de las mayores artistas de la historia de la música. Blues, Jazz, Soul, Gospel o R&B, ningún género se le resistía. En una misma canción podía improvisar y pasar por todos los géneros y, de repente, acabar en un tema diferente ante la mirada atónita del público, incluso del resto de músicos que compartían escenario con ella.

nina-simone

Hasta ganarse el apodo de “sacerdotisa del Jazz”, nombre que detestaba porque para ella el término Jazz no era otra cosa que el nombre que utilizaban los blancos para denominar a la música negra, la vida de Nina Simone es una historia de inconformismo, dolor, violencia, activismo y lucha política, que ahora tenemos el placer de ver recogida en el documental What happened, Miss Simone? (Liz Garbus, 2015), producido por su hija, Lisa Simone, y que compite el próximo domingo por llevarse el Oscar al mejor documental, categoría en la que coincide con otro biopic musical, Amy (Asif Kapadia, 2015). En una edición en la que la Academia de Hollywood se ha visto rodeada de la polémica #OscarsSoWhite, la presencia del nombre de Nina Simone en los Oscar no podía ser más oportuna, teniendo en cuenta, además, las duras críticas surgidas el pasado año hacia la producción de un biopic de ficción sobre la cantante, entre otras cosas, por elegir como protagonista a Zoe Saldana, de piel infinitamente más clara que Simone.

En el documental hay entrevistas a su familia, a músicos que trabajaron con ella y a algunos amigos pero, sobre todo, y como no podía ser de otra manera, hay mucha música. Para hacer un recorrido por su vida y saber quién fue Nina Simone es necesario sumergirse en sus letras y melodías, ver las imágenes de sus conciertos. Cada canción que salía de su dolorosa, grave y profunda voz tiene un fuerte significado. No cantaba nada que no tuviera un férreo sentido y no entendía subirse a un escenario si no era para que los asistentes sintieran una punzada al escuchar sus letras.

“Quiero agitar tanto a la gente que cuando salgan de una actuación estén destrozados”

Inconformista y luchadora hasta la saciedad, no le valía con labrarse la carrera que su marido y mánager, Andrew Stroud (el mismo que la molía a palos un día sí y otro día también) tenía planeada para ella. Concebía su carrera artística como un compromiso con el contexto en el que vivía y formó parte activa del movimiento por los derechos civiles. Utilizó palabras que nadie se había atrevido a utilizar para denunciar el racismo a través de sus canciones. Temas como Mississipi Goddam ; To be Young, gifted and black; Four Women o Why (the king of love is dead), canción escrita para Martin Luther King tras su asesinato, se convirtieron en himnos de la lucha por la igualdad. Utilizaba la música para preguntarse quién era, de dónde venía y reivindicar los derechos, dignidad y cultura propia que se les negaba.

Después del asesinato de líder negro en 1968, Simone se acercó movimiento de los Panteras Negras y pasó por un largo periodo en el que sus letras eran exclusivamente políticas, con la consecuente retirada de muchos de los promotores que estaban detrás de sus discos y desaparición de los medios, que dejaron de invitarla a entrevistas. Luchó  contra el racismo y contra sus propios fantasmas, que eran muchos, hasta que en los años 70 abandonó Estados Unidos, lugar que calificó como una prisión, de ahí su pregunta constante sobre la libertad en muchas de sus canciones, para marcharse a Liberia. Luego, en un intento de volver a obtener ingresos, volvería a Suiza, Inglaterra o Francia, donde volvió a dar conciertos, pero ya no parecía la misma, se mostraba desorientada en el escenario y tenía episodios agresivos.

A mediados de los años 80 le detectaron un trastorno bipolar y empezó a medicarse. A partir de ahí empezó a mejorar y volvió a conectar con el público en los escenarios, mostrándose tan brillante como siempre y consiguió relanzar su carrera hasta 1993, fecha en la que publicó su último disco. En los años posteriores y hasta 2003, año de su muerte, hizo algunas, pocas, apariciones en los escenarios.

NinaSimone1

Es muy difícil quedarse con sólo algunas canciones. Desde las fascinantes interpretaciones de Sinnerman, Don’t Let Me Be Misunderstood, I loves You Porggy , My baby Just cares for me, Feelings , The other woman o Tomorrow is my turn hasta sus incomparables versiones de Suzanne, Ne me quitte pas, todo aquello que sale de la voz de Nina Simone es emoción pura y su capacidad de cantar un tema de mil maneras posibles, nos permite descubrirla una y otra vez cada vez que la escuchamos.

What happened, Miss Simone? hace justicia a su figura con una propuesta hecha desde el cariño y, sobre todo, admiración, que disfrutarán tanto aquellos que quieran empezar a conocerla como para aquellos que ya se hayan dejado seducir por la inmortal Nina Simone.

María Jara.

 

Anuncios

4 comentarios en “Nina Simone. To be Young, gifted and black

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s