Vía crucis por el Óscar

Quedan ya escasos días para que se celebre la gala de los Óscar. Algunos saldrán de allí consagrados, tocados por la fortuna. Otros, la gran mayoría, serán derrotados. Cualquiera de los nominados, especialmente las grandes estrellas, llevan meses luchando por convencer a los académicos de que son merecedores de la estatuilla dorada. Pases privados, conferencias, sesiones de fotos, entrevistas, estrenos, fiestas y toda una larga lista de premios previos, además de dietas, sesiones de belleza y pruebas de vestuario. Brie Larson pasea a su co-estrella en La habitación (Lenny Abrahamson, 2015), el pequeño Jacob Tremblay; Kate Winslet habla de cuánto le costó trabajar el acento polaco de su personaje en Steve Jobs (Danny Boyle, 2015); Mark Ruffalo apoya el boicot a los premios por el famoso #OscarSoWhite; Jennifer Lawrence se divierte en los platós de televisión; y Michael Fassbender y Alicia Vikander copan las portadas de las revistas sensacionalistas. Pero hay dos grandes protagonistas en esta carrera hacia los Óscar: Alejandro González Iñárritu y Leonardo DiCaprio, director y protagonista de la gran favorita, El renacido (Alejandro G. Iñárritu, 2015).

Iñárritu se ha encargado, por activa y por pasiva, de explicar cuánto costó rodar su película. Bajas temperaturas, jornadas extenuantes y profesionales llevados al límite. Peleas, violaciones oseznas y la reivindicación de los trabajos de dirección, del propio Iñárritu, de interpretación, de DiCaprio y el resto del casting, y de su director de fotografía, un Emmanuel Lubezki dispuesto a recoger su tercer Óscar consecutivo, tras sus premios por Gravity (Alfonso Cuarón, 2013) y Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia) (Alejandro G. Iñárritu, 2014).

THE REVENANT
THE REVENANT Copyright © 2015 Twentieth Century Fox Film Corporation. All rights reserved. THE REVENANT Motion Picture Copyright © 2015 Regency Entertainment (USA), Inc. and Monarchy Enterprises S.a.r.l. All rights reserved.Not for sale or duplication.

El renacido es un periplo vengativo que pone al espectador al límite de su aguante, tanto por sus escrúpulos, como por su duración. La película es una buena muestra de las dotes en la dirección del cineasta mejicano, pero también de su enorme ego desmedido. Alarga una historia breve para lucir los grandes despliegues técnicos de los que llevan meses presumiendo, que dan un toque inspirador y disfrutable a la cinta, pero que devalúan su valor narrativo. Los fríos paisajes americanos se ven increíbles desde la óptica de la cámara de Lubezki, pero no todo es eso. Es muy probable que sea la mejor película de entre las nominadas de un año en el que reina la mediocridad, que ha dejado fuera de la competición a películas tan premiables como Carol (Todd Haynes, 2015) o Del Revés (Inside Out) (Peter Docte, Ronnie del Carmen, 2015). También es probable que Iñárritu recoja su segundo Óscar consecutivo, algo que sólo han conseguido dos directores de la talla de John Ford (en 1941 y 1942) y Joseph L. Mankiewicz (en 1950 y 1951).

87th Annual Academy Awards - Press Room
HOLLYWOOD, CA – FEBRUARY 22: Director Alejandro Gonzalez Inarritu, winner of Best Original Screenplay, Best Director, and Best Motion Picture, for ‘Birdman’ poses in the press room during the 87th Annual Academy Awards at Loews Hollywood Hotel on February 22, 2015 in Hollywood, California. (Photo by Jason Merritt/Getty Images)

Pero lo importante es que El renacido significa la vuelta de Leonardo DiCaprio a la ceremonia de los Óscar, con claras posibilidades de, ésta vez sí, convertirse en el gran triunfador de la noche. Tras cuatro nominaciones infructíferas parece que todo el mundo está deseoso de ver al actor recogiendo su merecido premio. Hay una especie de furor generalizado por vivir este acontecimiento. Todo el mundo lo quiere y lo necesita. Y todo el mundo lucha por ello, y si no, échenle un ojo al maravilloso videojuego Leo’s Red Carpet Rampage.

Shot01

DiCaprio ha vivido un verdadero vía crucis para ser el gran favorito de los Óscar de 2015. Se pelea con un oso, que lo hiere de muerte hasta en tres ocasiones; es abandonado por sus compañeros en medio del paisaje invernal, bajo la nieve; huesos rotos, heridas sangrantes, infecciones; se arrastra por el suelo, piedras, nieve, arena; es perseguido por indios; es arrastrado por un río helado; salta por un precipicio; necesita dormir en las entrañas de un caballo muerto; y se pelea a muerte con Tom Hardy, también nominado. Todo ello con el único fin de conseguir su objetivo. Parece una metáfora sobre su camino hacia el Olimpo del Óscar.

tumblr_mnu5h5zgaf1rnjh5ho1_500

La aventura de DiCaprio en los Óscar comienza en 1994, cuando recibe su primera nominación, como actor secundario, por ¿A quién ama Gilbert Grape? (Lasse Hallström, 1993), convertido ya en todo un ídolo adolescente. Esa noche fue Tommy Lee Jones, por su papel en El fugitivo (Andrew Davis, 1993), quién le robó la estatuilla, aunque quien probablemente la merecía era Ralph Fiennes, por su papel en La lista de Schindler (Steven Spielberg, 1993). Después le llegaron numerosas películas que le seguirían confirmando como la estrella del momento. Así llegó su oportunidad de consagración con Titanic (James Cameron, 1997), el gran éxito cinematográfico de finales de siglo, que acabó triunfando con once Óscars en la gala celebrada en 1998. Pero, ese año, DiCaprio ni siquiera fue nominado, a diferencia de su compañera de reparto, Kate Winslet, también nominada este año. La playa (Danny Boyle, 2000) y un tiempo de descanso le vinieron de maravilla para comenzar a seleccionar papeles, con el objetivo de dejar atrás su faceta de teen idol para convertirse en el Gran Actor, con mayúsculas. Así, llegaron a los cines interpretaciones memorables como las de Atrápame si puedes (Steven Spielberg, 2002) o Gangs of New York (Martin Scorsese, 2002), pero su segunda nominación se resistía. No fue hasta 2005 cuando ésta llegó, y fue por ponerse en la piel de Howard Hughes en El aviador (Martin Scorsese, 2004). Parecía tener el viento a favor hasta que llegó Jamie Foxx y le birló el premio por interpretar a otra gran estrella, Ray Charles, en Ray (Taylor Hackford, 2004), que sí consiguió su compañera de reparto, Cate Blanchett, también nominada en esta edición. En 2007 parecía que todo volvía a estar a su favor, ya que tenía dos películas entre las favoritas para los premios: sólo una le sirvió para volver a la gala, Diamante de sangre (Edward Zwick, 2006), pero volvió a perder, ésta vez frente a Forest Whitaker por El último rey de Escocia (Kevin Macdonald, 2006). La otra, Infiltrados (Martin Scorsese, 2006), se convirtió en la gran triunfadora de la noche y le reportó a Scorsese, otro gran olvidado durante muchos años, su merecida estatuilla. Después, nuevos intentos, como Revolutionary Road (Sam Mendes, 2008), Shutter Island (Martin Scorsese, 2010) o J. Edgar (Clint Eastwood, 2011). Tuvo que volver a trabajar con Scorsese, en El lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013), para conseguir una nueva nominación, para la que parecía el gran favorito, hasta que, en un momento dado de la carrera de premios, Matthew McConaughey, actor sobrevalorado donde los haya, comenzó a comerle terreno con su interpretación en Dallas Buyers Club (Jean-Marc Vallée, 2013), para finalmente arrebatarle el Óscar que tanto deseaba.

Ahora vuelve a ser el favorito. Ha ganado el Globo de Oro, el SAG, el Bafta. No parece viable que ni Eddie Redmayne, ni Matt Damon, ni Bryan Cranston, ni Michael Fassbender pueden peleárselo. Todo ese vía crucis puede haber merecido la pena, pero ¿qué pasará si se queda sentado en el patio de butacas viendo a uno de sus rivales recoger SU Óscar?

Alejandro Piera.

Anuncios

5 comentarios en “Vía crucis por el Óscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s