And the Oscar goes to…

¡Por fin! ¡Por fin! ¡Por fin se han entregado los Óscars! ¡Por fin Leonardo DiCaprio ha ganado! Sin duda, la imagen del actor de El renacido (Alejandro G. Iñárritu, 2015) recogiendo su Óscar va a ser el momento de esta gala que pase a la posteridad. Por lo demás, una gala floja para un año flojo. Un presentador, Chris Rock, que ha empezado con humor e ironía, especialmente dirigiendo dardos más que envenenados al matrimonio formado por Will Smith y Jada Pinkett-Smith, impulsores del boicot a los Óscar por el #OscarsSoWhite, pero que se ha ido deshinchando conforme se sucedían los premios. Lo mejor de la gala: Whoopi Goldberg en Joy (David O. Russell, 2015) y Leslie Jones como la osa que agrede a DiCaprio en El renacido.

CcXOcEtXEAAUGtw

Pero vayamos a lo importante. ¿Ha habido sorpresas? Pues no muchas, aunque sí ha habido un premio que nadie esperaba: Mejores Efectos Visuales, que ha ido a parar a manos de Andrey Whitehurst, Paul Norris, Mark Ardington y Sara Bennett, responsables de los efectos de la película independiente británica, Ex Machina (Alex Garland, 2015), una de las revelaciones de la temporada. Su trabajo es perfecto, elegante y exquisito, pero sorprende que haya pasado por encima de Marte (Ridley Scott, 2015) o La guerra de las galaxias. Episodio VII: El despertar de la fuerza (J. J. Abrams, 2015), pero sobre todo de la osa de El renacido y de la gran favorita, Mad Max: Furia en la carretera (George Miller, 2015), que ha arrasado sin contemplación con los premios técnicos.

ExMachina_Feature_Image

Mejor Mezcla de Sonido y Mejor Edición de Sonido, Mejor Montaje, Mejor Maquillaje, Mejor Diseño de Vestuario y Mejor Diseño de Producción, conforman el palmarés de la gran ganadora de la noche, Mad Max: Furia en la carretera, que ha ganado hasta en categorías donde no tenía que hacerlo. Porque, todos sus premios están muy bien y son muy merecidos, pero premiarla por su vestuario pudiendo hacer lo propio con las creaciones de Sandy Powell para Carol (Todd Haynes, 2015), que además también estaba nominada por Cenicienta (Kenneth Branagh, 2015), o las del español Paco Delgado, en La chica danesa (Tom Hooper, 2015), no parece lo más sensato. Nos quedamos con las ganas de otro ganador español.

US-OSCARS-PRESSROOM
Actress Cate Blanchett (L) watches as Jenny Beavan celebrates with her Oscar for Best Costume Design, “Mad Max: Fury Road,” in the press room during the 88th Oscars in Hollywood on February 28, 2016. AFP PHOTO/FREDERIC J. BROWN / AFP / FREDERIC J. BROWN (Photo credit should read FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images)

Otro premio que tampoco ha sido ninguna sorpresa ha sido el de Mejor Documental para Amy (La chica detrás del nombre) (Asif Kapadia, 2015), película que se había mostrado casi imbatible en su categoría a lo largo de toda la temporada de premios. Nosotros estamos muy contentos con el premio, nos encantó el documental, pero ya sabéis que teníamos el corazoncito dividido entre Amy Winehouse y Nina Simone. Tampoco ha sido ninguna novedad el premio a la Mejor Película de Habla No Inglesa para la húngara El hijo de Saúl (László Nemes, 2015), que se confirmó como clara favorita casi desde el inicio de la carrera de premios. Nadie se ha sorprendido tampoco al escuchar que Del Revés (Inside Out) (Pete Docter, Ronnie del Carmen, 2015) se hacía con el Óscar a la Mejor Película de Animación. De nuevo, Pixar rules, y con razón.

inside-out-panel 1

Entre los premios cantadísimos, el tercer Óscar consecutivo a la Mejor Fotografía para Emmanuel Lubezki, fotógrafo de El renacido. Bate récords en la categoría y se convierte en la quinta persona que consigue tres premios seguidos. También parecía estar seguro que Ennio Morricone recibiría un merecidísimo premio a la Mejor Banda Sonora Original, aunque no tanto por su trabajo en Los odiosos ocho (Quentin Tarantino, 2015), como por su carrera profesional, a pesar de que ya recibió un Óscar Honorífico en 2007. Es posible que estas dos categorías fuesen las que mayor nivel tenían. De entre los directores de foto, destacaba el trabajo de Ed Lachman en Carol y el de el gran perdedor, Roger Deakins, que acumula trece derrotas con Sicario (Denis Villeneuve, 2015). Entre los compositores, de nuevo las mismas películas, Carol, con la partitura de Carter Burwell, y Sicario, con el trabajo de Jóhan Jóhansson.

1456693153_948254_1456723933_noticia_normal

Tampoco han dado la campanada los premios a los guiones. El Mejor Guión Original ha ido a parar a manos de Josh Singer y Tom McCarthy, por la sensacional Spotlight (Tom McCarthy, 2015). Mientras que el Mejor Guión Adaptado ha sido para Charles Randolph y Adam McKay, por La gran apuesta (Adam McKay, 2015). Habían ganado en el Sindicato de Guionistas y llevaban una carrera de premios envidiable. Chapeau por el premio a Spotlight, pero lo de La gran apuesta no tiene nombre: cualquiera de los otros cuatro guiones nominados era superior, especialmente los textos de Carol, adaptado por Phyllis Nagy, y de La habitación, por Emma Donoghue.

Spotlight-Image

El premio a la Mejor Canción Original ha ido a parar a manos de Sam Smith y Jimmy Napes, por Writing’s on the wall, canción compuesta para la película de James Bond, Spectre (Sam Mendes, 2015). Era de esperar, puesto que ya había ganado bastantes premios, aunque dividía a la crítica entre entusiastas y detractores. La otra gran favorita era Til it happens to you, compuesta por Diane Warren y Lady Gaga para el documental The Hunting Ground (Kirby Dick, 2015), pero Gaga se ha quedado con las ganas. Nosotros éramos muy fans de la canción compuesta por David Lang para La juventud (Paolo Sorrentino, 2015), que además se convirtió en la única nominación de esta maravillosa película.

fa9029215c29a56ed23e2d4c9fd18c7da3a5854ddc047ff6133bdbb76cab5429
onstage during the 88th Annual Academy Awards at the Dolby Theatre on February 28, 2016 in Hollywood, California.

En las categorías interpretativas. Desde la más absoluta emoción (y devoción) que sentimos ante el hecho de que Leonardo DiCaprio, por fin tenga un Óscar, como Mejor Actor Protagonista por El renacido; hasta el más absoluto rechazo que nos produce el premio a Alicia Vikander como Mejor Actriz de Reparto en La chica danesa. La chica llora muy bien y le pone emoción e intensidad, pero vamos, que La chica danesa tenga un Óscar y Carol no, con lo maravillosa que está Rooney Mara en la película, no tiene perdón de Dior (aunque el vestido de Mara, de las más elegantes, fuese de Givenchy). Entre medias, correcto el premio para Brie Larson como Mejor Actriz Protagonista por su papel en La habitación (Lenny Abrahamson, 2015), aunque hubiésemos preferido ver subir a Cate Blanchett o, incluso, a Charlotte Rampling, a lo Ennio Morricone. Y lo de Mark Rylance como Mejor Actor de Reparto por El puente de los espías (Steven Spielberg, 2015), pues qué decir, que por lo menos no se lo ha llevado Sylvester Stallone por volver a interpretar a Rocky, esta vez en Creed. La leyenda de Rocky (Ryan Coogler, 2015).

CcXFHdmUkAA7E9e

Y llegados ya a las joyas de la corona. Iñárritu se corona como rey obteniendo su segundo Óscar consecutivo como Mejor Director con El renacido, emulando a dos grandes como John Ford y Joseph L. Mankiewicz, tras el que consiguió el pasado año por su trabajo al frente de Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia) (Alejandro G. Iñárritu, 2014). Muchos esperaban que George Miller, director de Mad Max: Furia en la carretera, diese el campanazo, pero parece que los seis premios de su película son más que suficientes. Y en cuanto a la Mejor Película: ni Mad Max, ni El renacido, el premio ha sido para Spotlight, que partía como favorita desde el inicio de la carrera de premios, pero que pareció desinflarse ante la potencia visual de El renacido y el fenómeno fan de Mad Max. Un premio justo, pero que la convierte en una ganadora atípica, ya que sólo acumula el Óscar a la Mejor Película y al Mejor Guión Original, algo que no sucedía desde el triunfo de El mayor espectáculo del mundo (Cecil B. DeMille, 1952).

Pues hasta aquí nuestro resumen. Una gala sin más. Sin premios muy interesantes, sin grandes sorpresas, sin chistes graciosos, sin números musicales, casi hasta sin elegancia. Una gala que será olvidada pronto, como muchas de las películas que estaban nominadas. Eso sí, nos quedamos con la presencia, casi anecdótica de Gena Rowlands, Óscar Honorífico, y con las reivindicaciones de la gala: porque el color de la piel no importe más que el del cabello, por la integración de todos los colectivos en la industria, abogando tanto por la diversidad racial como por la sexual, por el fin de los abusos sexuales, y por la lucha contra el calentamiento global y por el cuidado de nuestro planeta.

CcXQx0xVAAA55Iu

Alejandro Piera

Anuncios

2 comentarios en “And the Oscar goes to…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s