7 Caras del Diablo en el cine

En estos días de procesiones, saetas y golpes en el pecho, hablar de los buenos sería demasiado mainstream. Nosotros preferimos dar una vuelta por el lado salvaje y repasar las mejores (o más curiosas al menos) representaciones del Maligno en la gran pantalla. Y es que hay malos que son muy buenos…

1. El Exorcista (William Friedkin, 1973)

Una niña de doce años, Regan Mc Neil es poseída por el mismísimo Demonio. No hace falta haberla visto para reconocer aquella cara verde girando sobre sí misma, los vómitos y el inconfundible “mira lo que ha hecho la cerda de tu hija” con voz de otro mundo. El pobre Padre Karras (Jason Miller) es el encargado de enfrentarse al mal para que abandone el cuerpo adolescente de su poseída. Su estreno supuso una enorme conmoción en Estados Unidos y fue todo un éxito, obteniendo diez nominaciones a los Oscar. Por no hablar de la mítica banda sonora a cargo de Mike Oldfield. Todo un clásico que pone los pelos de punta. Aunque hoy en día no terminemos de creernos la película debido a sus efectos especiales setenteros, hay que reconocer que es toda una obra maestra del género de terror que traumatizó a la sociedad en una época en la que los ritos satánicos se pusieron demasiado de moda.

2. Little Nicky (Steven Brill, 2000)

Todo un icono del cine chorras para adolescentes. Harvey Keitel es un cansado Diablo que quiere retirarse, pero no cree que ninguno de sus hijos esté preparado para hacerse con su reino de maldad. Sus dos hijos mayores, se hartan de esperar y deciden instaurar su propio reinado en Nueva York, por lo que Nicky (Adam Sandler), el más pequeño y atontado, se ve obligado a detenerlos. Una autentica tontería de película cargada de personajes más tontos todavía como Gordi, el perro que en español es doblado por Florentino Fernández o el mítico Carateta, guardián del averno un poco despistado. Probablemente sea imposible tragarse la película entera cuando has cumplido los 25, pero hay que reconocerle los buenos momentos que le hizo pasar a toda una generación.

3. Pactar con el Diablo (Taylor Hackford, 1997)

Es la época dorada de Keanu Reeves, cuando le veíamos hasta en la sopa. Dos años antes de interpretar a Neo, los directores parecían no querer a otro guaperas en sus producciones. En este caso interpreta a un joven abogado que nunca ha perdido un caso y es tentado por un carismático abogado de Nueva York que , oh sopresa (¿quién le pone los títulos a las pelis?) termina por descubrirse que es el Diablo pero sin cuernos ni rabo. Un interesante personaje interpretado por un más que creíble Al Pacino. Y es que si algo nos ha enseñado la ficción americana es que los abogados son la representación del mal en la tierra. La chica, auténtico sujeto pasivo de la historia, es una jovencísima Charlize Theron.

 

4. La semilla del diablo (Roman Polanski, 1968)

Otro ejemplo de que las traducciones de títulos de películas pueden arruinar un argumento deliberadamente ambiguo (Rosemary’s baby en inglés). Un joven matrimonio, interpretado por Mia Farrow y John Cassavetes, se muda al Edificio Bramford frente a Central Park sobre el cual pesa una maldición. La vida les va bien y deciden tener un hijo, pero las cosas no salen como Rosemary espera y es que el bebé que espera ha sido concebido por una extraña criatura que le ha dejado el cuerpo lleno de marcas y arañazos. La película mantiene la ambigüedad durante todo el metraje, consiguiendo que el espectador se plantee qué está viendo. La película supuso un duro golpe para Polanski cuando Charles Manson y sus concubinas decidieron vengarse de él por desvelar sus ritos y lo hicieron de la manera más cruel imaginable. Sharon Tate, la mujer del director, que estaba embarazada de siete meses fue brutalmente asesinada por los integrantes de la secta. Sin duda, uno de los episodios más dramáticos de la historia de Hollywood.

5. El día de la Bestia (Álex de la Iglesia, 1995)

Toda una obra maestra del cine diabólico patrio. Álex Angulo es un cura que trata de impedir el nacimiento del Anticristo el día de Navidad en Madrid, dónde las cosas han empezado a torcerse para preparar la llegada del Ángel Caído. Se trata de una delirante historia catalogada como comedia satánica. En su aventura, el sacerdote se junta con José María (Santiago Segura), un aficionado al death metal que le ayudará en su búsqueda del Maligno. La película nos ha regalado alguna de las imágenes más reconocibles del cine español, como aquella en la que Santiago Segura cuelga colocadísimo del cartel luminoso de Sweppes de la Gran Vía madrileña. Un monstruo final de primitiva calidad técnica culmina una irreverente historia cargada de diálogos frenéticos que será la pista de despegue de la carrera del director vasco.

6. La Profecía (Richard Donner, 1976)

Siguiendo en la línea del Anticristo renacido, no podía faltar el pequeño y maligno Damien. Una adorable criaturita con cara de bicho que ha venido a la tierra para ser la encarnación del mal. Toda una obra maestra del cine de terror basada en una trama psicológica protagonizada por un genial Gregory Peck que tiene que soportar la carga de ser el padre del Anticristo. Un pensamiento que seguro que ha rondado la mente de muchos padres tras el estreno de la película. Hay niños muy malos sueltos por ahí, pequeños Damiens a los que nos le hace falta ser el Diablo para expandir la maldad por las vidas ajenas.

7. El Príncipe de las Tinieblas (John Carpenter, 1987)

Sólo por la aprición de Alice Cooper como mendigo, la película ya merece la pena. Pero si además añadimos un planteamiento original sobre el mal en el que se mezcla ciencia y religión, la obra resulta más que interesante. El Padre Loomis encuentra un cilindro con una extraña sustancia verde en su interior en el sótano de una iglesia y reta a un colectivo científico estudiantil a averiguar de qué se trata. Tras la posesión demoniaca de los estudiantes, la respuesta es obvia: el frasco contiene la pura esencia del Mal, a Satanás en persona. Tras la liberación del maligno genio de la botella, comienza el reto de parar su avance por el mundo. Una historia que mezcla la inconsciencia y la realidad con el inconfundible sello del director de culto neoyorquino.

 

Marta Laso

 

Anuncios

Un comentario en “7 Caras del Diablo en el cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s