7 Bandas sonoras para un romance indie

De todas las cosas que el cine nos ha hecho creer, y que nunca suceden como nos cuentan las películas, los romances están en el top de la lista. Y, entre ellos, existe uno muy específico al que queremos prestar atención: El romance indie. ¿Cómo distinguir un romance indie? os preguntaréis. Para empezar, tiene que ser complicado y, preferiblemente, entre personas de sentimientos intensos, aunque, no os asustéis, estas historias admiten tintes cómicos. Su historia de amor suele ser breve, pero tan intensa como los mismos personajes. Tampoco suceden bajo una iluminación cualquiera. Suelen estar envueltos en una luz natural, normalmente de atardeceres, dando lugar a planos de contraluces suaves que crean una atmósfera celestial y nostálgica remarcada por una canción que subraya la intensidad de la situación. En estos romances, la música es clave. Un idilio de este tipo suele sonar (digo que suele, porque veremos que hay excepciones) a voces melancólicas, que cantan sobre el desamor, la soledad y el dolor, acompañadas de guitarras, ukeleles, armónicas y demás instrumentos que dan sensación de buen rollo aunque la canción sea depresiva total. Así, estas historias románticas no suenan a folk, rock o pop, sino a indiefolk, indiepop e indierock, incluso, indietrónica. Repasamos algunos de las bandas sonoras que han sonado en estos indie-amoríos de cine.

1. De Los Smiths a Regina Spector.

Esta es una historia de chico conoce chica, pero no es una historia de amor. Así arranca 500 días juntos (Marc Webb, 2009), anticipándonos que el romance va a ser, cuanto menos, complicado. Tom cree en el amor predestinado, reconocible, según él, porque te atraviesa como una flecha cuando aparece y, además, es para siempre. Summer, ni cree en un amor predestinado ni en el amor duradero.Mal vamos. La banda sonora de esta historia, contada de forma no lineal, juega un papel importante dentro de la narración y, la mayoría, es música que escuchan los propios personajes. Durante la película escuchamos desde clásicos de Los Smiths o de Pixies, hasta temas más actuales de Regina Spector o Feist, pasando por el “Quelqu’un m’a dit” de Carla Bruni o “Bookends” de Simon & Garfunkel. Un popurrí de estilos musicales que ejemplifican a la perfección esta impredecible sucesión de 500 días de amor (y odio).

2. The Moldy Peaches.

Desde los títulos de crédito de inicio hasta los finales, Juno (Jaison Reitman, 2007) está llena de música y, además, utiliza las letras de las canciones para describir lo que va sucediendo. Si bien la historia trata del paso a la madurez, forzoso, en este caso,  por el embarazo de Juno a los dieciséis años, también hay una trama amorosa entre ella y Bleeker, su compañero del instituto del que se quedó embarazada. A pesar de que ella le muestra indiferencia y se convence de que no está enamorada (que el chico no tenga ni un poquito de sangre en las venas tampoco ayuda) acaba por darse cuenta de que Bleeker es el queso de sus macarrones (tal cual). Ellen Page tuvo largas charlas con el director para definir qué música escucharía Juno. The Moldy Peaches, que abren y cierran la película, fueron sugerencia suya, y al dúo se fueron sumando Belle & Sebastian, Barry Louis Polisar, Cat Power, pero también The Kinks, Buddy Holly o Sonic Youth, para lograr reflejar con toda esta banda sonora, la personalidad de Juno.

3. The Lumineers.

Nada es imposible en un romance indie, ni siquiera la telepatía. Los protagonistas de In your eyes (Brin Hill, 2014) viven a millones de kilómetros y jamás se han visto pero, desde muy pequeños, sus mentes están conectadas. Después de mucho tiempo de pensar que, muy posiblemente, su problema se tiene que ver con un desequilibrio mental, descubren que la voz de su cabeza corresponde a una persona real. La canción “Flowers in your hair”, de la banda The Lumineers, marca el inicio de esta relación por telepatía, que llega a recordar en algunos instantes a la maravillosa Her (Spike Lee, 2013). A los ritmos folk de la banda de Denver, se suman otros como los de Iron & Wine o Santigold, además de las composiciones originales de Tony Morales, que sumó sonido de piano, violín y sintetizadores para envolvernos en el ambiente misterioso de este romance sobrenatural.

4. Glen Hansard y Markéta Irglová.

Si hablamos de amor y música no podemos dejarnos la historia de Glen Hansard y Markéta Irglová en Once (John Carney, 2006). La casualidad quiere que se encuentren en las calles de Dublin, donde él canta sus canciones y ella vende flores. Su amor por la música los une y comienzan a componer juntos, él a la guitarra, ella al piano. Pero, aunque a ambos les hubiera gustado unir algo más que sus voces, las circunstancias hacen que ninguno de los dos dé el paso definitivo, dejando pasar esa oportunidad que sólo pasa una vez en la vida (muy indie-dramático todo). A excepción del tema “Gold” de la banda Interference, los protagonistas ponen voz a toda la banda sonora, que consiguió el Premio Oscar a mejor canción original por “Falling Slowly”. Su historia de amor fue más fructífera detrás de los focos y dio lugar al documental The Swell Season (Nick August-Perna, Chris Dapkins, Carlo Mirabella-Davis, 2011) que recogió la gira musical que iniciaron tras rodar la película.

5. John Grant.

El romance de los protagonistas de Weekend (Andrew Haigh, 2011) empezó un viernes y acabó un domingo. Russel y Glen se conocen en una discoteca y, inmediatamente, conectan de una forma especial. Durante todo el fin de semana, además de recorrer unos cuantos bares, comparten confesiones sobre sus vidas, el amor, las relaciones, creando entre ellos una intimidad que no esperaban encontrar en ese rollo de una noche. La banda sonora está ausente durante casi toda la película, excepto en los momentos en los que el ruido de los locales invade la escena y que contrasta bruscamente con el silencio de las escenas en las que están ellos dos. Pero, en los últimos minutos, reconocemos la voz punzante y dolorosa de John Grant. “TC and Honeybear” y “Marz”, ambas del álbum Queen of Denmark y con el que Grant volvió al panorama musical en solitario, son las elegidas para cerrar una historia que no volverá a repetirse.

6. Clásica.

Creíamos que el protagonista de Cómo conocí a vuestra madre (Carter Bays y Craig Thomas, 2005-2014) era así de moñas solamente en su papel de Ted Mosby. Pues no. En su película Amor y letras (Josh Radnor, 2012) utiliza la música clásica para unir a su personaje y al de su amada, una joven estudiante de arte dramático, separados por la distancia pero unidos en una relación por correo postal y por un Cd de música clásica y ópera que ella le regala antes de separarse. Así, este Cd cambia su percepción de Nueva York y, si a Woody Allen le daban ganas de invadir Polonia con Wagner, a nuestro protagonista, en cambio, le da la sensación de que todo a su alrededor cobra una dimensión casi divina. De la misma manera, la ópera Justino, de Vivaldi, le hace creer que está dentro de una historia de espionaje y Cossi fan tutte, de Mozart, hace que la gente de su alrededor le resulte más atractiva. Este romance postal pasa a ser mucho menos ideal cuando deciden encontrarse y toda la lírica anterior deja paso a la música de Moby o Kaiser Cartel.

 7. Luthea Salom.

Requisitos para ser una persona normal (Leticia Dolera, 2015) fue una de las grandes revelaciones de 2015 y si algo destacábamos cuando hablamos de ella con motivo de su estreno, era su frescura y su cuidada estética, y esto se extiende también a la música elegida. Cuando Leticia Dolera escribía el guión de la película, escuchaba la música de Luthea Salom, así que no es de extrañar que, a la hora de elegir banda sonora, la propuesta fuera directamente para la artista catalana. Su voz fresca y dulce, sus letras sobre el amor y la vida, acompañadas de los acordes de guitarra, consiguieron transmitir el optimismo que desprendía esta fantástica opera prima.

María Jara

Anuncios

2 comentarios en “7 Bandas sonoras para un romance indie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s