7 Huellas sonoras de la ficción televisiva

Si hay algo equiparable a la fascinación y a la calidad que la ficción televisiva ha alcanzado, es el fenómeno que se ha producido alrededor de sus bandas sonoras. En los últimos dos años, los temas de las series han pasado a ocupar los primeros puestos en las ventas y a ser lo más escuchado en nuestras listas de reproducción. Y no falta razón, las series más aclamadas lo son por tener una altísima calidad en todos los aspectos de su producción y, entre ellos, la banda sonora no es algo menor. Revisamos algunas de las huellas sonoras que nos han dejado las series más recientes en este repaso libre de spoilers.

1. Juego de Tronos (David Benioff, D.B. Weiss, 2011-Actualidad)

Si hubiera que rescatar una sola escena de Juego de Tronos no tengo ninguna duda en que mi elegida sería la apertura del último capítulo, donde el tema Light of the seven envuelve la secuencia. El genio y compositor de este tema, y de toda la banda sonora de la serie, es Ramin Djawadi, que ha musicalizado otras series como Prison Break (Paul Scheuring, 2005-2009), Person of interest (Jim Caviezel, 2011-2016) o The Strain (Chuck Hogan, Guillermo del Toro, 2014-Actualidad) y que lo hace ahora también con la nueva apuesta de HBO, Westworld (Jonathan Nolan, Lisa Joy, 2016). Djawadi consiguió que su banda sonora fuera tan comentada como el propio capítulo y que no pudiéramos dejar de escucharla en bucle. Además de este apoteósico y emocionante Lights of the seven, el resto de las temporadas también se han caracterizado siempre por una cuidadísima composición musical que ha sabido reflejar desde los momentos más épicos hasta el mínimo detalle de unas pocas notas acompañando a un personaje, a lo que se añade que esa música transmite a la perfección los diferentes ambientes de cada uno de los reinos. Desde sus títulos de crédito hasta este último capítulo, nos ha dejado temas que están a la altura de las mejores composiciones de ficción en la pequeña y gran pantalla.

2. Fargo (Noah Hawley, 2014-Actualidad)

Hacer una nueva banda sonora para una adaptación televisiva de una película tan mítica de los Hermanos Coen como Fargo (Joel Coen, 1996) no debe ser nada fácil. Pero Jeff Russo no sólo ha conseguido cumplir las expectativas, sino superarlas con creces, al igual que lo ha hecho la serie en su conjunto. El objetivo principal de Russo para esta banda sonora, era volver a crear una atmósfera plagada de melancolía en esos fríos y desérticos parajes de Minessota, como ya realizó de forma magnífica Carter Burwell en la película, pero creando para la serie una personalidad propia y diferente a la de su antecesor y, además, sin querer que perdiera la esencia del ambiente de los Coen. Russo, fundador de la banda de rock Tonic, utiliza también este género para mezclarlo con melodías que remiten a esa soledad del paisaje, sin dejar de lado que es una serie policiaca en un ambiente violento en la que se van sucediendo personajes peculiares de todo tipo, y consigue transmitirnos su afán por tratar cada tema musical como una historia en sí misma.

3. The Leftovers (Damon Lindelof, Tom Perrotta, 2014-Actualidad)

El compositor británico Max Richter ha creado para The Leftovers una banda sonora que, con sencillez y basándose sobre todo en notas de piano a las que se añade algún instrumento de cuerda, acompaña a cada uno de los personajes en esta historia que se mueve entre lo tierno, lo triste y lo misterioso detrás de las desapariciones en la ciudad ficticia de Mapleton. Los temas de la serie aparecen y desaparecen en cada capítulo, y muchos de ellos se van repitiendo, como el fantástico The Departure que podemos encontrarlo en versiones diferentes a lo largo de la serie. Este tipo de acordes, que le han hecho reconocible en The Leftovers, y que remiten directamente al sentimiento de soledad y de abandono que sufren los personajes, hemos podido escucharlos más recientemente en la última temporada de Black Mirror (Charlie Brooker, 2011-2016), en el primer capítulo, “Caída en picado”, en el que la composición de Richter acompaña esta historia de un mundo nada lejano pasado por filtros de Instagram y en la que la valía de las personas se mide en likes.

4. Narcos (Chris Brancato, Carlo Bernard, Doug Miro, Paul Eckstein, 2015-Actualidad)

El brasileño Pedro Bromfman es el artífice de la banda sonora de uno de los fenómenos del último año. Los temas musicales de Narcos, reúnen lo mejor de las melodías del thriller, la mafia y el crimen, a las que se añaden, además, las notas que hacen honor a los ritmos colombianos de la salsa y la cumbia, que nos liga directamente al escenario concreto en el que va sucediendo la historia. A esto hay que sumar que la historia va transcurriendo durante décadas diferentes (desde finales de los años 70’ hasta principios de los 90’) y, en este viaje al pasado, la música tiene un papel importantísimo, junto al resto de elementos artísticos, a la hora de situarnos en este ambiente. A esta banda sonora original, editada recientemente en vinilo, se suman otros temas externos a su composición que, como el Tuyo de los títulos de crédito interpretado por Rodrigo Amarante, contribuyen a que Narcos tenga una atmósfera única que ha seducido al público más exigente.

5. Sherlock (Steven Moffat, Mark Gatiss, 2010-Actualidad)

La música de esta fantástica serie debía transmitir una atmósfera del Londres actual en el que se suceden crímenes investigados por el detective más famoso y su compañero Watson, pero también remarcar el carácter excéntrico, arrogante, incluso insoportable, de su protagonista y los momentos cómicos que nos deja el choque entre Holmes y Watson, en contraste con esos momentos más oscuros en los que los villanos entran en acción. David Arnold y Michael Price lo consiguen a la perfección con una banda sonora llena de melodías que llegan a ser muy pegadizas y que se mezclan con sonidos más electrónicos que van marcando el ritmo de cada capítulo y, que de alguna manera, crean un ambiente musical que en muchas ocasiones es capaz de remontarnos a los orígenes de la época victoriana en la que nació el personaje.

6. Isabel (Javier Olivares, 2012-2014)

El argentino Federico Jusid fue el encargado de poner música a la vida de la reina Isabel de Castilla y después repetiría poniéndosela a la de Carlos V en la serie Carlos, Rey Emperador (José Luís Martín, Oriol Ferrer, 2015-2016). Jusid, artífice de otras bandas sonoras para series de corte histórico como la de 14 de abril, la República (Jordi frades, Virginia Yagüe, 2011) o Hispania, la leyenda (Ramón Campos, 2010-2012), además de una extensa carrera cinematográfica en la que destaca la fantástica composición para El Secreto de sus ojos (Juan José Campanella, 2009),  creó para esta serie una música interpretada por una gran orquesta en la que encontramos sonidos clásicos de las ficciones históricas, con melodías propias de los momentos de batalla y sinfonías más épicas, pero también elementos como cantos corales y otras composiciones más íntimas y de menos instrumentos, a los que se suman, sobre todo en la segunda temporada, melodías árabes que remiten a ese último reino nazarí en Granada que no duraría ya mucho tiempo. Para toda la banda sonora, el compositor se inspiró, además de en el guión, en los decorados de la serie que visitaba frecuentemente, en el vestuario, en cuadros de la época e, incluso, en los rodajes, a los que acudía para observar a los actores, sus gestos y movimientos.

7. Outlander (Diana Gabaldón, Ronald D. Moore, 2014-Actualidad)

Para esta serie ambientada en Escocia del siglo XVIII y que mezcla drama, romance y viajes en el tiempo, el compositor estadounidense Bear McCreary, conocido por ser artífice de otras importantes bandas sonoras como la de The Walking Dead (Robert Kirkman, 2010-Actualidad), creo el tema principal de la serie, a partir del poema “Sing me a Song of a lass that is Gone” de Robert Louis Stevenson, y una melodía de la canción popular escocesa The Skye Boat Song, y que está interpretada para la introducción de la serie por la cantante Raya Yarbrough. Toda la banda sonora de esta ficción reúne melodías clásicas de las grandes ficciones románticas, en las que suena una gran orquesta de cuerda, a las que suma instrumentos de viento, como flautas y gaitas, u otros como arpas o tambores escoceses, utilizados en las secuencias de más acción. Durante la serie se repiten temas musicales fundamentales para la historia, con los que se identifican situaciones y personajes, y va creando otros nuevos en los que, a veces, sólo unas notas con un único instrumento son suficientes. Una banda sonora que recuerda muchísimo a esas compuestas por el maestro James Horner, para Leyendas de pasión (Edward Zwick, 1994) o Braveheart (Mel Gibson, 1995).

María Jara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s