Navidad en verano y viceversa…

Pongámonos en situación: digamos que estamos en pleno mes de agosto. Hace un calor tan insufrible, que da pereza salir a la calle y hasta la poca ropa que llevamos encima, nos pesa. Es mediodía. Encendemos la televisión y da la casualidad de que están poniendo un capítulo de los Simpson, uno que ya hemos visto unas 20 veces tirando por lo bajo, y del que ya nos conocemos hasta parte de los diálogos, capítulo ambientado en la Navidad de 1989. Igual agradecemos en un primer momento el ver la ropa de abrigo de los personajes y es posible que hasta el dibujo de la nieve nos proporcione una falsa sensación de alivio frente a los 40 grados a la sombra de fuera, pero no nos engañemos: Lo primero que vamos a pensar al ver una capítulo ambientado en Navidad, en verano, es que no pega. Lo mismo sucede si es primavera y el capítulo es de Halloween, o si es Navidad y vemos a Bart y Lisa muertos de calor en la pantalla, deseando darse un chapuzón en una piscina.

El ejemplo de los Simpson puede extenderse a cualquier otra serie de la que se emitan capítulos de reposición: Aquí no hay quién viva (Iñaki Ariztimuño, Alberto Caballero, 2003-2008), Big bang theory (Chuck Lorre, Bill Prady, 2007-actualmente), La que se avecina Laura Caballero, Alberto Caballero, Daniel Deorador, 2007-actualmente), Modern Family (Steven Levitan, Christopher Lloyd, 2009-actualidad), 2 hombres y medio (Chuck Lorre, Lee Aronsohn, 2003-2015)Si eres seguidor de alguna serie y no te importa ver alguna reposición en la tele, seguro que has podido comprobar en más de una ocasión esto: la selección dentro de la programación de las series de ficción, brilla por su ausencia en el caso de las reposiciones. Muchas veces, da la sensación de que el programador se ha limitado a coger el soporte del capítulo X de la serie Y, y lo ha metido en parrilla sin importarle su fecha de emisión (ni mucho menos su argumento).

Por el contrario, si somos seguidores de una serie, la que sea (española, americana o colombiana, da igual), de la que se emiten episodios “de estreno”, podremos comprobar que si emiten un capítulo en fechas navideñas, lo más seguro es que en dicho capítulo también hagan un guiño a su fecha de emisión y que por tanto, sus protagonistas también celebren las fiestas, independientemente de que su argumento transcurra en 2016 como si está ambientada 60 años atrás.

Dicha falta de coherencia temporal a la hora de programar no debería de ser ignorada, sobre todo en la actualidad, con la cantidad de canales temáticos y de series donde elegir. Cambiar de canal es muy sencillo, cada vez nos cuesta menos casarnos con nadie, menos aún con un canal de televisión; no debe de ser tan difícil el investigar un poco si el capítulo 0006 de la serie “XYZ” no pega emitirlo en tal fecha porque será día de difuntos y está ambientado en el 1º de Mayo. Hay que cuidar los datos de audiencia en general, sí, pero también somos muchos los que seguimos series ya emitidas que cambiamos de canal si vemos que los personajes de 2 hombres y medio aparecen medio desnudos y bañándose en la playa cuando en España nos encontramos sumergidos en pleno mes de Diciembre. Señores planificadores de parrillas de televisión: por favor, denle una vuelta.

Silvia Canto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s