La campaña publicitaria más exitosa de la historia

Un apuesto caballero se coloca de rodillas frente a una preciosa e incrédula dama que no puede contener las lágrimas de emoción cuando éste le pide matrimonio mostrándole un elegante y carísimo anillo. ¿Reconoces esta escena? Esta secuencia se viene repitiendo desde los años 30 en la gran pantalla y en la vida real. Miles de parejas se juran amor eterno cada año y todo comienza con la compra de un costoso anillo de diamantes.  Esta tradición, igual que todas, tiene un origen, ¿quieres conocerla?

Resulta que esta costumbre tan implantada en nuestra sociedad nace de una campaña publicitaria. Si, un simple spot consiguió transformar la manera de prometerse e implantarla hasta nuestros días.  Échale un ojo, te sorprenderá.

Como has podido comprobar la idea de la pedida de matrimonio a través del anillo poco tenía que ver con el amor y mucho con el negocio.

En 1867 se descubrió el primer diamante a orillas del río Orange (Sudáfrica). Diez años más tarde De Beers (empresa dedicada a el comercio y manipulación de diamantes) se hizo con el control de toda la industria minera. De Beers colaboró en 1938 con N. W. Ayer & Son (primera agencia de publicidad en los Estados Unidos) para crear lo que se convirtió en la campaña publicitaria más influyente y exitosa de la historia.

Desde entonces conseguir la mejor sortija del mercado se ha convertido en una obligación social que trae de cabeza a todos los novios, (futuros maridos), del mundo.

En 1948 nace el Slogan: “Un diamante es para siempre”, algo que logró que los consumidores asociaran los diamantes con el amor. Este Slogan fue declarado en el año 2000 como el más célebre del milenio por la revista US Advertising Age ya que el 75 por ciento de los anillos de compromiso que se regalan hoy en día llevan incrustado un diamante.

cultura-tropica_lacampan%cc%83apublicitariamasexitosadelahistoria1

Si el diamante era para siempre, el amor también.  Cuanto más dinero se empleará en la adquisición del mismo, más fuerte era el amor del hombre hacia su esposa. Según el año y el país en el que los anuncios se exponían, era de uno a tres meses de salario lo que se debía despilfarrar en la joya , según el protocolo creado por De Beers. Tan fuerte fue su asimilación, que quien no disponía de recursos necesarios para apoderarse de un valioso anillo, aplazaba la boda hasta que esto fuera posible. De locos, ¿verdad?

La campaña no concluyo aquí. Se enviaron profesores a escuelas de secundaria que exponían conferencias sobre los diamantes destinados a un nuevo target : las estudiantes. Las ganancias anuales resultantes de la venta de diamantes en los años treinta era de 23 millones de dólares mientras que en 1979 la cifra había aumentado más de un 50%. El anuncio elevó la industria de los diamantes hasta convertirla en uno de los monopolios más poderosos de la historia.

Éste es solo uno de los miles de ejemplos de cómo el poder de la publicidad puede afectar a la mente del consumidor y llegar incluso a modificar la cultura y los parámetros sociales establecidos en muchos países. El anillo de compromiso más caro del mundo es el De Beers Platinum, pesa 9 kilates y cuesta alrededor de 2 millones de dólares.

cultura-tropica_lacampan%cc%83apublicitariamasexitosadelahistoria2

¿Y Tú? ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por tu anillo de compromiso?

Mikel Venys

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s