Las 15 películas españolas de 2016 que deberías ver

El año se acaba y es momento de hacer balance, y en lo que al ámbito del cine español se refiere, podemos anotar muchos triunfos y algún que otro disgusto en este 2016 que prácticamente se termina.

Según los datos del Ministerio de Cultura, en España se han producido 247 películas en este año. Como siempre, uno de los países que más películas produce por año, una barbaridad teniendo en cuenta las que después llegan a la gran pantalla.

Los principales certámenes audiovisuales ya han dado su listado de nominados y tenemos las grandes favoritas del año: El hombre de las mil caras (Alberto Rodríguez, 2016), Tarde para la ira (Raúl Arévalo, 2016), Julieta (Pedro Almodóvar, 2016), Un monstruo viene a verme (J. A. Bayona, 2016), y Que dios nos perdone (Rodrigo Sorogoyen, 2016). Otras producciones, aunque no postulan a mejor película, sí que han conseguido otras muchas nominaciones, como por ejemplo Kiki, el amor se hace (Paco León, 2016), La reina de España (Fernando Trueba, 2016) o 1898. Los últimos de filipinas (Salvador Calvo, 2016).

cultura-tropica_peliculas-nominadas

Los premios de la Academia, conocidos como Premios Goya, o también los de la crítica, Premios Feroz, son muy relevantes a nivel internacional. Para las películas nominadas puede significar, incluso, una segunda oportunidad de exhibición. Sin embargo, estaréis de acuerdo con nosotros que de las 247 películas producidas este año en España, hay muchísimas que no tienen ninguna nominación pero que sin duda se tratan de pequeñas joyas de nuestra cultura. Es por eso que nosotros vamos a hacer un pequeño recorrido por 15 de esas películas que pueden haber pasado más desapercibidas pero que tú, como espectador, mereces conocer y disfrutar.

La memoria del agua (Matías Bize, 2016)

Amanda (Elena Anaya) y Javier (Benjamín Vicuña) nos abren la puerta para conocer de cerca el dolor de una pareja joven que ha sufrido la pérdida de su hijo en un accidente doméstico. Ahora la pareja tiene que volver a construir sus vidas, pero no será fácil hacerlo juntos.

Es un relato crudo, que no adorna un drama con más drama ni coincidencias fantasiosas. No hay risas, pero sí mucha verdad y sentimiento.

Vulcania (José Skaf, 2016)

José Skaf debuta como director de cine con una película, cuanto menos, transgresora. Posiblemente no sea la que mejor fotografía tenga, ni mejor guión, ni mejor vestuario, pero narra un thriller enmascarado con tintes dramáticos que pocas veces hemos visto en el cine patrio. Tiene un elenco sublime y reconocido por la crítica, sobre todo un imparable José Sacristán.

El relato comienza cuando la familia de Jonás (Miquel Fernández) muere en un misterioso accidente y a partir de ahí, y después de conocer a Marta (Aura Garrido), comienza a descubrir una realidad de su comunidad que cambiará el curso de la historia.

La noche que mi madre mató a mi padre (Inés París, 2016)

Nos pasamos a la comedia con una película que es lo que pretende ser: una comedia de enredo llena de gags que funcionan.

Isabel (Belén Rueda) tiene una cena muy especial con su familia particular: Su marido, la ex de su marido, su exmarido, la novia de su exmarido, y un actor, Diego Peretti -que hace de sí mismo- al que intentan convencer para participar en la próxima película que dirigirá Angel, que es el actual marido de Isabel. Todos los ingredientes están servidos y las risas aseguradas.

La punta del iceberg (David Cánovas, 2016)

Una importante empresa multinacional se se afectada por el suicidio de tres de sus trabajadores. Es entonces cuando Sofía (Maribel Verdú) tiene que hacer una breve investigación para esclarecer los hechos. Mediante muchas entrevistas, se irá descubriendo un ambiente laboral abusivo.

Si hay que destacar algo de esta película, sin duda es a Maribel Verdú, que mantiene la tensión y la intriga durante todo el film. Por lo demás, el thriller laboral nos deja una reflexión sobre la presión que sufrimos en el trabajo y sus posibles consecuencias.

Capitán Kóblic (Sebastián Borensztein, 2016)

Una coproducción con Argentina que nos relata un hecho histórico sucedido en ese país y que posiblemente mucha gente no conozca: los vuelos de la muerte. Nos trasladamos a finales de los años 70 y conocemos a Tomás Kóblic (Ricardo Darín), un ex capitán de la Armada que participó en los vuelos de la muerte y ahora se refugia en un pueblo intentando huir de esa realidad que le perturba.

Darín, tal y como nos tiene acostumbrados, hace una interpretación sublime. Óscar Martínez y una Inma Cuesta con acento argentino consiguen estar a su altura.

Quatretondeta (Pol Rodríguez, 2016)

La mujer de Tomás ha muerto y él lo único que quiere hacer es llevarla hasta Quatretondeta, un pueblo de Alicante, ya que ese era el sueño de su mujer. Sin embargo, la familia de la difunta quiere llevarse el cuerpo a París, donde vive la hija, y Tomás se ve obligado a robar el cuerpo y comenzar toda una aventura con persecuciones incluidas.

José Sacristán consigue mantenernos alerta durante toda la película, con pinceladas cómicas y dramáticas por igual.

Tenemos que hablar (David Serrano, 2016)

Una comedia romántica ambientada en todo un drama: la crisis económica actual. Nuria (Michelle Jenner) lleva un tiempo separada de su marido Jorge (Hugo Silva) y ha rehecho su vida, tiene éxito en su trabajo, una casa y planes de futuro. Tanto es así que está dispuesta a pedirle el divorcio a su ex para poder formalizar su nueva relación. Sin embargo, a Jorge no le han ido tan bien las cosas y Nuria decide animarlo primero para después darle la noticia, aunque llegado ese punto, la situación se enreda demasiado.

Todos los guiños a la crisis económica hacen que esta comedia de enredo nos suene familiar y nos haga, simplemente, pasar un rato agradable al verla.

La Reconquista (Jonás Trueba, 2016)

Una película que habla de muchas cosas, pero sobre todo del paso del tiempo y de cómo eso nos afecta. Y también habla del amor, o como dicen en uno de sus tráilers, sobre la idea del amor.

Olmo (Francesco Carril) y Manuela (Itsaso Arana) eran dos adolescentes enamorados que prometieron encontrarse quince años después. A través de ese hilo, y con una fotografía, música e interpretaciones fantásticas, este film nos habla de sentimientos, del pasado, presente y futuro.

El rey tuerto (Marc Crehuet, 2016)

Dos amigas que llevan años sin verse se reencuentran y deciden organizar una cena con sus parejas, para así conocerse y ponerse al día. Es entonces cuando David (Alain Hernández) e Ignasi (Miki Esparbé) se conocen. El primero, un policía antidisturbios y el segundo un cineasta social que perdió un ojo por culpa de una pelota de goma en una manifestación, ¿adivináis quién fue el antidisturbios que la disparó?

Ante un escenario dramático se cuece una comedia que se sale de todo a lo que estamos acostumbrados. Las escenas compartidas entre los dos protagonistas masculinos destacan sobre lo demás, recorriendo un viaje de emociones.

Toro (Kike Maíllo, 2016)

Toro (Mario Casas) acaba en la cárcel tras un grave suceso que sacude su vida y la de sus hermanos. Pero cinco años más tarde, cuando está a punto de conseguir la libertad anticipada, Toro consigue redirigir su vida a donde quiere. Tiene trabajo como conductor y una novia a la que adora, y aunque todavía tiene que dormir en la cárcel, todo parece que mejorará pronto… Hasta que se encuentra con su hermano y el pasado le golpea de nuevo.

Mario Casas, Luis Tosar y un espectacular José Sacristán consiguen dar verosimilitud a este thriller que, a pesar de no contar nada nuevo, sí que lo hace a través de una mirada nueva.

Nuestros amantes (Miguel Ángel Lamata, 2016)

Comedia romántica sólo apta para las personas a las que le gustan las historias de amor poco convencionales. Porque en realidad, la historia que cuenta esta película es como cualquier otra, pero contada desde un punto de vista muy creativo y original que, pese a no ser muy realista, consigue sacarnos una sonrisa de ilusión.

Carlos (Eduardo Noriega) e Irene (Michelle Jenner) se conocen en una cafetería de un modo un tanto extraño y deciden comenzar un juego: convertir su vida en una aventura, eso sí, no vale enamorarse.

María (y los demás) (Nely Reguera, 2016)

María (Bárbara Lennie) tiene 35 años y lleva desde los 15, cuando murió su madre, haciéndose cargo de su padre y sus hermanos. Se ha convertido así en una mujer responsable y algo controladora, sin embargo sus esquemas cambian cuando su padre anuncia el compromiso con su enfermera, algo que descuadra a María y la obliga a enfrentarse a una nueva etapa.

La película ha sido respaldada por la crítica y también su protagonista, Bárbara Lennie, quien ha recibido muchos elogios más que merecidos por una extraordinaria interpretación.

La próxima piel (Isaki Lacuesta, Isa Campo, 2016)

Una familia sufre un traumático revés cuando el niño desaparece. Ocho años más tarde, la madre (Emma Suárez) recibe una llamada que le informa de la aparición de su hijo (Álex Monner), ahora adolescente. Una vez que regresa a casa, el misterio está servido, ya que con el paso de los días todos dudan de que se trate del verdadero desaparecido y no de un impostor.

La película es capaz de sostener la intriga desde principio a fin, manteniéndonos a nosotros como espectadores en alerta todo el tiempo.

Lejos del mar (Imanol Uribe, 2016)

Santiago (Eduard Fernández) es un ex etarra que sale de la cárcel después de haber cumplido condena. La casualidad hace que se encuentre en el sur de la península con Marina (Elena Anaya), una mujer que perdió a su padre cuando era niña a manos de ETA. La relación de estos dos personajes, tan intensa como es de esperar, les hará a ambos enfrentarse a un pasado doloroso.

No es la primera película en la que Imanol Uribe cuenta algunos episodios de ETA, pero no por ello ha dejado de sorprendernos con un film, cuanto menos, atrevido.

El faro de las orcas (Gerardo Olivares, 2016)

Lola (Maribel Verdú) tiene un hijo autista que parece responder bien a ciertos estímulos cuando ve orcas. Siendo así, Lola decide viajar con su hijo a la Patagonia Argentina para encontrarse con Beto (Joaquín Furriel), un guardafauna especialista en las orcas salvajes. A partir de ese momento, la vida de los tres cambia radicalmente en el fin del mundo.

El paisaje, espectacular donde los haya, tiene tanto protagonismo como los personajes. Formando así un conjunto perfecto de elementos que narran una bonita historia basada en hechos reales.

Anuncios

Un comentario en “Las 15 películas españolas de 2016 que deberías ver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s